Logo del INTI y del Saber como
SUMARIO
SUSCRIPCION

Para suscribirse al envío mensual de la versión digital del Saber Cómo completar el siguiente formulario. Puede retirar gratuitamente la versión en papel en cualquier Centro, Unidad de Extensión y Oficina del INTI.

EDICIONES ANTERIORES
Saber Cómo Nº 90 | Julio de 2010
  MEMORIA TECNOLÓGICA
El Rastrojero, un híbrido de tecnología y política
Por Facundo Picabea*

A fines de la década de 1940, el gobierno de Juan Domingo Perón comenzó a considerar el desarrollo de un nuevo sector productivo estratégico: la industria automotriz. En el escenario del modelo de desarrollo por sustitución de importaciones, la producción local de automotores podía utilizarse como herramienta para compensar los déficits de balanza de pagos y promover el desarrollo industrial a través de eslabonamientos económicos. La producción local también daría solución al problema del desabastecimiento estructural del mercado automotriz posterior a la II Guerra Mundial.
Como primera estrategia, el gobierno había intentado que Ford, General Motors y Chrysler, que llevaban en el país más de tres décadas ensamblando vehículos importados, radicaran plantas productoras en Argentina. Las empresas rechazaron la propuesta, argumentando que por problemas de escala (mercado pequeño) e infraestructura (ausencia de proveedores de insumos), la fabricación no era rentable. En consecuencia, la iniciativa gubernamental desplegó una segunda estrategia: un proyecto estatal, articulado a través de un conjunto de políticas públicas orientadas a desarrollar el sector automotriz. A partir de la experiencia de la fábrica de aviones del Instituto Aerotécnico de Córdoba (I.A.), en 1951 se creó la Fábrica de Motores y Automotores (Decreto Nº 24103). En diciembre de ese mismo año, como incentivo para el sector privado, se declaró de interés nacional la fabricación de partes y accesorios para automotores y maquinaria agrícola (Decreto Nº 22056), lo que habilitaba a las empresas a tomar créditos blandos del Banco Industrial (BIRA).

Rastrojero (1952)
Rastrojero (1952), desarrollo asociado a la generación de un nuevo sector productivo y destinado a usuarios de pequeños y medianos recursos, que hasta el momento estaban excluidos.

Diseñar un prototipo en un contexto de escasez
A fines de la década de 1940, la necesidad de mecanizar el agro formaba parte de la agenda de políticas públicas del Gobierno Nacional. Siguiendo esa idea, en 1950, el Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio (IAPI), importó de Estados Unidos 2.500 tractores Empire, rezago de la II Guerra Mundial. Como los tractores estaban diseñados para el acarreo de armamento y no para tareas agrícolas, produjeron numerosos accidentes que llevaron al gobierno a retirarlos de circulación. A comienzos de 1951, algunos funcionarios del gobierno pensaron en fabricar un vehículo para el campo aprovechando los tractores.
Tractor Empire
Tractor Empire. En 1950 se importaron de EE.UU 2.500 unidades, que cuando salieron de circulación se aprovecharon para el desarrollo del prototipo del Rastrojero.
Debido a una crisis de balanza comercial y en un escenario de restricción de divisas, el diseño del Rastrojero prototipo se desarrolló en un contexto de escasez relativa, lo que implicó la utilización de lo disponible, más que de lo necesario. El trabajo del equipo técnico a cargo del diseño se caracterizó por la resignificación y adecuación tecnológica: resignificación de los procedimientos, conocimientos, maquinaria e infraestructura de la producción aeronáutica a la producción automotriz; adecuación al contexto local de tecnologías producidas en países centrales.

Los técnicos reutilizaron piezas centrales del tractor Empire como el motor a nafta, el embrague, la caja de velocidades y la columna de dirección. El resto del vehículo fue diseñado por el equipo técnico del I.A., y algunas autopartes se compraron en casas de repuestos. A los proveedores del I.A. no se les entregaron planos sino muestras para fabricar algunas autopartes, dado que el criterio para el diseño del prototipo fue la adecuación de lo existente, la simplicidad y el bajo costo de producción. Si este tipo de desarrollo estuvo asociado principalmente a la generación de un nuevo sector productivo, a su vez también se correspondía con la búsqueda del gobierno de un utilitario accesible a un nuevo segmento de usuarios de pequeños y medianos recursos, que hasta el momento estaban excluidos. En marzo de 1952, el gobierno reforzó el proyecto al crear sobre la estructura del I.A. una empresa estatal orientada especialmente al desarrollo de la industria automotriz: Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado, IAME (Decreto Nº 6191/52).

Producir en serie
Luego de tres meses, el diseño del Rastrojero fue presentado al gobierno nacional y a mediados de 1952 comenzó la producción en serie. En esta fase los técnicos diseñaron un proceso productivo con líneas de montaje no mecanizadas, se reutilizó la maquinaria del I.A. y se compraron algunas nuevas. A partir de la producción en serie se incorporaron al proyecto numerosos proveedores, los que además de obtener contratos y capacitación técnica de IAME, fueron asistidos por diferentes instituciones estatales para gestionar créditos. Entre los proveedores más importantes del Rastrojero estaba Autoar, una empresa de Buenos Aires encargada de fabricar los chasis, y otras como Fric-rot de Rosario. El proyecto articuló diferentes estrategias orientadas al desarrollo sectorial que promovieron una alianza socio-técnica entre organismos públicos, empresas privadas y usuarios. Para la financiación y comercialización de las unidades, el gobierno creó el Consorcio Industrial para la Producción Automotriz Argentina (CIPA), que coordinaba a los concesionarios y otorgaba créditos prendarios a los usuarios para facilitar la adquisición de los vehículos.
El proceso de producción del Rastrojero constituyó un estilo de producción de tecnologías específico, caracterizado por la articulación entre tecnología y política. El desarrollo de la producción metalmecánica se orientó hacia la fabricación de bienes durables y complejos, que requerían mayores niveles de inversión de capital, capacitación laboral e integración sectorial. Esto implicó una diferencia con el estilo socio-técnico de la primera fase de sustitución de importaciones volcada a la manufactura de materias primas locales y bienes intermedios.

El Rastrojero diesel
En 1954 los tractores Empire se agotaban y en IAME decidieron que el Rastrojero ya no sería naftero sino diesel. Este combustible permitía que el utilitario tuviera, además del precio más bajo del mercado, un costo operativo menor que los vehículos rivales. Para seleccionar el proveedor de los motores, IAME realizó un concurso al que se presentaron cuatro firmas: Jenbach, Perkins, Fiat y Borgward. Esta última firma de origen alemán ganó el concurso. La elección de Borgward fue tanto técnica (el motor fue el que respondió mejor a las pruebas), como política y económica, puesto que la firma alemana se comprometió a radicar en el país una planta productora de los motores diesel, más tarde, a producir también automóviles. El Rastrojero diesel fue durante toda su historia el vehículo utilitario de menor costo operativo del mercado argentino. Recorrer 100 km en 1954 con un Rastrojero tenía un costo de 2,60 m$n, mientras que el promedio de otros utilitarios era de 20 m$n.

Línea de montaje de la cabina del Rastrojero Diesel (1954)

Línea de montaje de la cabina del Rastrojero Diesel (1954).
Este vehículo utilitario fue durante toda su historia el de menor costo operativo del mercado argentino.

La generación de un nuevo sector productivo
En tres años se fabricaron casi 6.500 unidades de Rastrojero: 1.080 en 1953; 2.081 en 1954 y 3.337 en 1955. Si bien este volumen de producción del vehículo no fue lo suficientemente elevado para resolver el problema del desabastecimiento, bastó para movilizar un conjunto relevante de nuevos actores económicos asociados al sector metalmecánico. En dos años, el Rastrojero pasó de ser un vehículo creado a partir de un tractor, con más de un 70% de componentes importados, a liderar el mercado de los utilitarios y que sus autopartes fueran 100% de producción local (Cuadro I).

En esa trayectoria, la producción del Rastrojero creó y potenció numerosos proveedores de autopartes locales, e incluso consiguió que se radicara una empresa automotriz extranjera como Borgward.

Dinámica de la procedencia de las autopartes
Cuadro I - Dinámica de la procedencia de las autopartes en cada uno de los Rastrojeros.
Fuente: elaboración del autor.

En el segundo gobierno de Perón, el Estado reforzó su rol de agente económico, a través de una planificación que articuló empresas estatales, marcos legales, un banco sectorial como el BIRA, capacitación y formación técnica de obreros, misiones al exterior, proveedores nacionales e internacionales, etc. Aún cuando este estilo socio-técnico mostró algunos “retrasos o fracasos” (Plan Siderúrgico, fusión en frío, aviones a reacción), la planificación del gobierno consiguió movilizar sectores centrales para el desarrollo industrial.
El Rastrojero fue desde su diseño, un híbrido de tecnología y política. Si el artefacto funcionó no fue sólo por sus cualidades tecnológicas, sino porque detrás de él había una política estatal que lo patrocinó. A través del Rastrojero y los otros proyectos de IAME, el gobierno creó bajo la agencia y coordinación del Estado, las bases de la industria metalmecánica argentina. En la medida en que el Rastrojero operó como medio para alcanzar un grupo de fines tendientes a transformar la sociedad, su desarrollo resultó tan tecnológico como político. Para el gobierno peronista, la producción de vehículos como el Rastrojero implicaba el cambio de un conjunto de relaciones sociales, económicas y políticas. IAME no sólo inauguró la producción local de automotores, sino que sus actividades, asociadas al sistema de promoción estatal, desarrollaron un sector tecno-productivo que hasta ese momento no integraba actores locales.
En el diseño y producción del Rastrojero fueron tan importantes el motor del tractor, las autopartes originales y las ideas tomadas de otros utilitarios; como su bajo costo operativo, el sistema de financiación para su adquisición y la propaganda que lo asociaba al Estado.

*Profesor en Historia y Especialista en Economía Política con mención en Economía Argentina de FLACSO. Becario CONICET. Se desempeña como investigador en el Instituto de Estudios Sociales sobre la Ciencia y la Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes.

Contacto: fpicabea@hotmail.com

 Si Ud. desea agregar un comentario: Clickee aquí

 Para realizar una consulta envie un email a consultas@inti.gob.ar

    

Comentarios

Daniel Martinez Krahmer
El Rastrojero fue el inicio de un proceso que lamentablemente no tuvo continuidad. Los inicios desde la nada son dificiles, y se suelen cometer errores. No estoy justificando nada, solo expreso la realidad. Si el proceso se hubiera mantenido en el tiempo seguramente dispondriamos en la actualidad de un muy buen vehiculo. Todos los desarrollos necesitan del tiempo, de la continuidad para poder progresar.


Comentarios

Daniel Martinez Krahmer
El Rastrojero fue el inicio de un proceso que lamentablemente no tuvo continuidad. Los inicios desde la nada son dificiles, y se suelen cometer errores. No estoy justificando nada, solo expreso la realidad. Si el proceso se hubiera mantenido en el tiempo seguramente dispondriamos en la actualidad de un muy buen vehiculo. Todos los desarrollos necesitan del tiempo, de la continuidad para poder progresar.


Comentarios

Juan Sanguin
me gustó mucho,es una lástima que no se pueda disponer de vehículos utilitarios económicos como herramienta para el desarrollo. (en fin son tiempos distintos).Gracias nuevamente aprendí algo nuevo y además me gustó.


Comentarios

Carlos
esta nota me emociona porque conservamos uno modelo 1978 , es nuestro medio de movilidad dentro de la granja.esta en exelente estado.


Comentarios

Omar E. Mayer
Muy buena


Comentarios

Gustavo Peyronnet
Muy buena nota. Sería interesante que se continúen publicando este tipo de notas de nuestra historia industrial. ¿Podrá ser alguna de las motos Puma? ¿Y del kaiser Carabela? O del Justicialista, etc.


Comentarios

Augusto
Primer automobil armado en Argentina fue AUTOAR.
La fabrica areonautica IME empeso fabricando camionetas y autos INSTITEC con motor fabricado en Argentina, con matriceria de Auto Union de Alemania de 24 CV de dos tiempos y dos cilindros. Al ultimo tambien con motor de 40CV y cuatro cilindros.


Comentarios

Ernesto Trostinetzky
He tenido oportunidad de comprar, usar, entregar en comodato y reparar vehiculos de esa marca, por bastante tiempo.
Siempre resulto incomodo, lento, de mecanica primitiva, ruidoso, poco agil, poco equipado y de pobres prestaciones aunque reconozco que fue economico en su consumo. La terminaciones y detalles eran muy pobres asi como tambien la elasticidad de su amortiguacion y la eficiencia de sus instrumentos.
Las versiones posteriores como taxis y vehiculos frontales para vans y colectivos pequenios, eran peores que los originales, ya que no poseian virtudes de disenio para absorber esas prestaciones.

Debo destacar el valor de los pseudo-diseniadores y constructores de los mismos, ya que carecian de experiencias consistentes con las necesidades. En suma, una proeza de pobres resultados reales,n obstante su intersante numero de producidos.
de su


Comentarios

Facundo Picabea
Agradezco mucho los comentarios. Estoy terminando mi tesis de Maestría sobre IAME (1952-1955). El otro caso de análisis es justamente la motocicleta PUMA y con gusto en el futuro me gustaría presentarlo.
Ernesto: sus comentarios como usuario son muy interesantes. Al pie de la nota figura mi mail, por favor me gustaría que se comunicara con migo para poder hacerle una entrevista.


Comentarios

LUIS BISAGNO
manejé uno cuando era joven. era duro, doblar costaba sacar musculos, pero era noble, no se rompia nunca, era barato, no consumía. Y era nuestro. Hizo historia. Una linda historia de otro pais no GLOBALIZADO, como somos ahora, totalmente dependientes del poder economico extranjero. Orgullosamente nuestro.


Comentarios

Luis Miliani
Soy de la ciudad de Rafaela (pcia de Sta Fe), cuenca lechera por excelencia, creo que la gran mayoría de los tamberos de la zona tuvieron un Rastrojero, no era un vehículo comparable con la F100, la Chevrolet o la Dodge, pero cumplía con sus funciones, miles de tachos de leche circularon por sus rústicas chatas y hasta la actualidad se ven algunos ejemplares dando vueltas, sigan publicando partes de nuestra historia.


Comentarios

Juan Jose Ojeda
Fecha Nacimiento 12/09/46

Desde mi época de aprendiz de mecánico, (institución perdida en los tiempos modernos), guardo por el rastrojero el mejor de los cariños y agradecimientos. Fue el primer motor diesel que me permitieron desarmar y armar para su ajuste, bajo mi total y única respoabilidad, con 15 años de edad.-

A los 17 años, empecé a hacer el servicio de bombas de inyección e inyectores, solo; a partir de ese momento, me convertí en el especialista en Rastrojeros, cada vez que uno venía al taller, mi patrón decía al cliente, Habla con el Pibe.-

Aún en mi memoria esta la emoción de ver girar la polea del cigúeñal de ese motor y su golpe de inyección que me decía que todo estaba OK.-

Muy linda vuestra propuesta del recuerdo, de nuestra industria nacional. Se acuerdan de la Tehuelche?


Comentarios

Gabriel Dasso
Hacia fines de 1970 yo trabajaba en Ford, como becario. Con motivo de la llegada de un funcionario de EE.UU., se hizo algo que era una práctica habitual, un show comparativo entre modelos similares de distintas fabricas radicadas en el país, siendo las “pick-ups” las elegidas para esta ocasión. Estaban, pues, la F-100, la Dodge, la Chevrolet y por supuesto, el Rastrojero de aquella época, remozado respecto del de las fotos de su artículo. Obviamente, totalmente modesto en la comparativa. No obstante, recuerdo muy bien la frase de quien era mi jefe: “cuando Mr… (el funcionario de la casa matriz) se entre que el Rastrojero se vende mas que nuestra F-100, no va a entender nada”. Moraleja; era un vehículo competitivo.


Comentarios

Anselmo Gutierrez
Excelente el comentario del señor Ernesto Trostinetzky, pone las cosas en su lugar.
Sólo un profundo complejo de inferioridad puede hacer del Rastrojero objeto de recuerdo y hasta de ¿orgullo?.
¿Qué quiero decir?: como desarrollo técnico del Rastrojero era de una pobreza fransiscana, como bien señala la nota, pero por algún motivo que no alcanzo a entender suscita toda clase de elogios.
La improvisación, la falta de planos, el técnica de atar con alambre caracterizaron al Rastrojero ¿por qué no se hicieron las cosas como era debido? ¿no se conocían en Argentina las más elementales prácticas de la ingeniría?
Eso sin contar que el verdadero origen del Rastrojero fueron rezagos de guerra obsequiados por los Estados Unidos, toda una metáfora.

Una pregunta: ¿por qué era tan exitoso y económico el Rastrojero? ¿por qué no se constituyó en un exito comercial de exportación en toda Latinoamérica?
Seguramente un Sulky o una carreta eran también económicas en comparación a un Rastrojero...

Al señor Picabea: usted muestra una actitud militante impropia para un profesional del análisis histórico y muestra poco interés por elementos técnicos objetivos, que son los únicos relevantes cuando se hace una retrospectiva acerda de cualquier desarrollo industrial.
Si se analiza con atención todo el proceso del Rastrojero se entiende muy bien el por qué del fracaso industrial argentino. Comparar con Japón y Alemania países con genuina vocación industrial y que pasaron por guerras devastadoras (de hecho, perdieron) ¿cómo resurgieron? le dejo a usted la respuesta señor Picabea.


Comentarios

Carlos Dellamea
Sin ser Peronista, ni ser fundamentalista
.Baste mirar las paginas del CLUB DEL RASTROJERO
Si te animas ve al bar. El General y tal vez alguien te cuente cuando golpearon a sus Obreros y prendieron fuego a partes de la Fábrica y a unidades terminadas.


Comentarios

Ricardo Llaver
Al Sr Anselmo Gutierrez le quiero contar que despues de la guerra la mayoria de los países fabricaron con partes de material belico (Ej. BMW)Otra los militares, quienes nunca tuvieron política industrial, siempre quisieron cerarla hasta que lo lograron cuando tenia más del 80 % del mercado y estaba en desarrollo una versión junto a renault.
Fue tan buena política que creo la industria autopartista nacional cosa que las politicas liberales nunca hicieron, es más recientemente destruyeron
Por que hay tantos circulando si es que eran tan malos? no veo Dodge de esa época.
Por último le pido a la gente del INTI que antes de escribir hagan corregir las notas en el ideologiometro a ver si le gusta a gente como Anselmo Gutierrez que seguro no aporto nunca nada a este país


Comentarios

Carlos Kbal
Soy un orgulloso propietario de un Rastrojero mod 72,con una cupula termica y con el cual realizo reparto de comestibles.Cuando lo compre hace dos años, tenia muchas dudas acerca de su rendimiento, hoy no lo cambio por ninguno. A pesar de su edad, nunca me dejo a pie, y es tremendamente eonomico a la hora de cargar gasoil.Señor Anselmo,no se cuantos vehiculos de 40 años pueden rendir asi.


Comentarios

Juan Caggiano
soy un orgulloso propietario de un rastrojero 57 que en 10 años nunca me dejo a pata. en irrompible, noble y economico. diganme que auto anda asi despues de 50 años. actualmente le hago 100 km por dia. la verdad es increible. tengo otros vehiculos nuevos y el rastrojero no tiene que envidiarles en cuanto a ser un amigo fiel que nunca pero nunca te deja a pata. saludos a todos


Comentarios

Franco Cipolla
Cómo cuesta separar lo objetivo de lo subjetivo. Por defender a IAME o querer al Rastrojero hay que reunirse en el bar El General? ¿Por qué no en La Biela?.
¿Habría que ser alvearista porque la Fábrica Militar de Aviones se creó durante el mandato de Marcelo T.? ¿Los usuarios de los míticos VW serán acaso nacional-socialistas? Si hablamos del IAPI porqué no decimos que La deuda multimillonaria del IAPI con el Banco Industrial de la República Argentina terminó siendo borrada de los libros por el Banco Central? Cuando hablamos de la instalación de Borgward gracias al Ratrojero, ¿sabemos por qué fue precisamente esta firma alemana? ¿sabemos quien era el dueño de la misma, Rodolfo Freude? Vamos a necesitar mucho tiempo, humildad, sinceridad, y sobre todo, sabiduría para escribir sobre el mito peronista...


Comentarios

Guillermo Gülden
Haga Patria....Restaure un RASTROJERO !!!!


Comentarios

Carlos Norberto Villar
Muy interesante y didactica la nota. Los usuarios lo han certificado la baratura y rendimiento del Rastrojo. Algunos ,parecen ignorar que desde 1955, al 73, excepto la bien intencionada voluntad de Illia, los liberales encargados de la administracion hicieron todo lo posible para que no compita con los productos de las Multinacionales. O acaso se olvidan con lo realizado por todos los desarrollos propios? No valoran la cantidad de provedores a los cuales se les genero trabajo?, Parecen olvidar que el Patriota Liberal Martinez de Hoz valoro su cierre. Una discusion absurda.


NO©copyright Todos los materiales del Saber Cómo son propiedad pública de libre reproducción. Se agradece citar fuente

Logo del INTI