INTI
14.08.2015
En Mendoza inauguran una planta para el tratamiento de lana de guanaco

La hilandería es una obra civil realizada en el marco y con fondos del proyecto FONARSEC Desarrollo Social- Camélidos-Payún Matrú y se llevó a cabo con asesoramiento y participación técnica del INTI.

Dicho proyecto FONARSEC es ejecutado por un consorcio público privado conformado por la Cooperativa Payún Matrú, la Municipalidad de Malargüe, CONICET y el INTI. Los Centros INTI Textiles, Diseño, Mendoza, Mecánica, Dirección de Obras, Neuquén, Córdoba participan desde el inicio del proyecto en diversas etapas.

El proyecto tiene una inversión total de $7.500.00, de los cuales $5.680.000 corresponde al subsidio aportado por el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva y $1.820.000 a la contraparte a aportar por el consorcio público privado.

La hilandería instalada se ubica en La Salinillas, departamento de Malargüe y será operada por la Cooperativa Payún Matrú, que nuclea a 30 familias de puesteros que vienen desarrollando la primera experiencia de manejo de guanacos en silvestría de la Argentina.

La silvestría es la denominación que recibe el manejo sustentable del guanaco silvestre, una política ambiental por la que el Ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales de Mendoza hace enfoque en la conservación de las poblaciones silvestres de guanacos de la Payunia a la vez que genera apoyo social y económico a los puesteros de esa reserva natural.

La instalación de la nueva línea de procesamiento con la que funcionará en la planta textil permite que los volúmenes de tratamiento y producción de la fibra de guanaco superen ampliamente los que se pueden lograr manualmente ya que se necesitan unos tres meses para hilar artesanalmente un kilogramo de lana de guanaco mientras que con el nuevo equipamiento se podrán procesar 150kg de lana en sólo diez días.

La planta funcionará como centro de procesamiento semi-industrial no solo para las fibras naturales provenientes de Payunia, sino también de otras regiones como el NOA y Patagonia.

Estuvieron presentes durante la inauguración el doctor Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación; Francisco Pérez, gobernador de la provincia de Mendoza, Juan Antonio Agulles, intendente de Malargüe; Patricia Marino y Juan Carlos Najul directores de los Centros de INTI Textiles e INTI Mendoza respectivamente; una delegación del Ministerio de Trabajo, entre otras autoridades.

El gobernador Francisco Pérez subrayó la importancia del proyecto y declaró a medios locales que la inauguración de la hilandería “es un proceso histórico que se caracteriza por muchos aspectos productivos, es un trabajo artesanal y ancestral de tratamiento de la fibra de guanaco en nuestra sociedad, al que le llega el proceso de industrialización. Ahora es cuando llega el momento de concretar sueños y asumir compromisos y obligaciones en este caso sobre la comercialización de este producto, del acopio de otras lanas que podemos traer de otros lugares, principalmente de la Patagonia argentina”. Luego agregó “que existe la posibilidad de que estas máquinas que trajimos de otros lugares del mundo puedan ser fabricadas aquí en Mendoza, como es el ejemplo de algunas empresas de San Rafael, que con el apoyo del INTI están fabricando equipos Además, para poder seguir agregando valor a este trabajo artesanal en la Payunia, pronto vamos a presentar este proyecto en la UNESCO, con ayuda de distintos municipios y autoridades nacionales para darle otra envergadura”.

Además, Pérez anunció que “el Ministerio de Ambiente provincial viene trabajando para mejorar la infraestructura de áreas protegidas, aquí estamos construyendo el área de recursos naturales de La Salinilla”.

Juan Carlos Najul, director del Centro INTI-Mendoza señaló el respaldo del Instituto para el proyecto, ya que “el mayor desafío –afirma- es la continuidad en todas las campañas de esquila, la obtención de fibra para hilar y sobre todo es importante avanzar en la cadena de valor integrando el hilado con la confección; para ello, contamos en INTI con centros especializados como textiles, diseño y otras unidades tecnológicas que participan del consorcio y están trabajando para el desarrollo del proyecto”.

Con respecto al trabajo que desde hace tiempo viene llevando a cabo el Instituto en la provincia cuyana, Najul afirmó que “este proyecto tiene un fuerte apoyo del Ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales de la provincia, que a través de la Secretaría de Recursos Naturales y Fauna, ha permitido la fiscalización y la obtención de los permisos para la esquila del guanaco en silvestría. Pensemos que la fibra que se obtiene tiene un peso ecológico importante porque se trabaja sobre un animal con altos estándares de bienestar”.

La planta textil La Salinilla

El gobierno de Mendoza considera que con la inauguración de esta planta textil se materializa el desarrollo de un modelo productivo para mejorar la calidad de vida de los pequeños productores rurales, basado en el uso sustentable de guanacos y la apropiación de innovaciones tecnológicas.

Previo a la apertura formal de la planta, el Centro INTI Textiles brindó una capacitación cuyo objetivo fue capacitar a los integrantes de la Cooperativa Payún Matrú en conceptos básicos textiles, realizar pruebas de máquina en la planta de hilados, establecer criterios de organización de la producción y generar productos de muestra. La misma consistió en dos módulos, uno teórico y otro práctico con manejo de maquinarias para predescerdado, descerdado, escardado, y procesos de hilado. Ello es parte de un trabajo de asistencia que continuará para el desarrollo tecnológico de la planta y un aumento de la producción para alcanzar nuevos mercados. La fibra de guanaco tiene un alto valor agregado como fibra no tradicional y en combinación con otros hilados.

El ministro de Ciencia Barañao, la directora de INTI Textiles Patricia Marino y el gobernador de Mendoza observan el tejido

Patricia Marino diserta en la inauguración de la hilandería.