Logo del INTI y del Saber como
SUMARIO
SUSCRIPCION

Para suscribirse al envío mensual de la versión digital del Saber Cómo completar el siguiente formulario. Puede retirar gratuitamente la versión en papel en cualquier Centro, Unidad de Extensión y Oficina del INTI.

EDICIONES ANTERIORES
Saber Cómo Nº 95 | Diciembre de 2010

Huella Ecológica: ¿Cuán grandes son nuestros pies?

El INTI se incorporó como miembro pleno en representación de Argentina a la red global de medición de la huella ecológica. Estados Unidos y China encabezan la lista de los países que generan mayor déficit ecológico.

En el mes de octubre pasado, la red global de medición de la huella ecológica (Global Footprint Network) presentó el último informe elaborado a partir de los datos obtenidos en 2007, y sus conclusiones muestran una tendencia consistente y alarmante: se confirma un crecimiento continuo de la presión sobre los recursos biológicos. Pero, ¿qué parámetros se tienen en cuenta para llegar a esta alarmante conclusión?

Por un lado, se considera la Huella Ecológica, que se define como la demanda de recursos biológicos globales que produce el planeta durante un año calendario. Para estimar esta demanda se unifican todas las demandas de bio recursos en una unidad común denominada Hectárea Global (gHa), es decir, una hectárea hipotética que incluye la suma de todas las áreas de superficie del mundo utilizadas para satisfacer las necesidades de productos biológicos de un país, una región o incluso una persona. La Hectárea Global se calcula a partir de las áreas utilizadas para cultivos agrícolas, pastoreo, recursos pesqueros, maderas, pulpas y fibras, también por las áreas en bosques para absorber el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera y, finalmente, las áreas ocupadas directamente por asentamientos humanos directos (ciudades, industrias, rellenos sanitarios, espejos de agua artificiales y rutas, entre otros).
Otro parámetro que se tiene en cuenta es la biocapacidad, es decir, la capacidad de un área específica -biológicamente productiva- para generar un abastecimiento regular de recursos renovables y de absorber los desechos resultantes de su consumo.

De la comparación de ambos valores para una región determinada se deduce que si la huella ecológica es mayor que la biocapacidad, se genera un "déficit ecológico". Esto determina que tal exceso de consumo es posible a costa de utilizar recursos de otros territorios o en detrimento de las generaciones futuras.

El último informe de la Global Footprint Network correspondiente al año 2010 -basado en datos de 2007- refleja que la huella ecológica mundial es de 18 mil millones de gHa con una población mundial de 6.700 millones de personas, lo que resulta una huella promedio de 2.7 gHa por persona. La biocapacidad mundial, por su parte, se calculó en 11.9 mil millones de gHa, lo que resulta en 1.8 gHa por persona. Esto significa que la biocapacidad mundial fue superada en aproximadamente un 50%. El informe refleja que en 2007 la humanidad utilizó el equivalente en recursos de 1.5 tierras para soportar su estilo de vida. Dicho de otro modo, le tomará al planeta un año y medio regenerar lo consumido en 2007. Por eso, de continuar con la tendencia en la demanda actual de recursos naturales se estima que se necesitarían 2 planetas tierras para el año 2030.

Sin embargo, no todos los países del globo tienen el mismo impacto sobre los ecosistemas: la mitad de esa huella ecológica global es atribuida a diez países, encabezados por Estados Unidos y China que utilizan el 21 y 24 % de la biocapacidad mundial respectivamente. El informe estima que se necesitarían 4.5 planetas si todo el resto de los países del mundo tuviesen el mismo nivel de gastos de recursos y estilo de vida de Estados Unidos. Por otro lado, se cree que la huella ecológica en los países desarrollados es cinco veces mayor que en los que están en vías de desarrollo.

A nivel mundial, el mayor porcentaje de la huella ecológica proviene del área boscosa necesaria para absorber las emisiones de dióxido de carbono, siendo éste de 53%, seguido por el área necesaria para cultivos con el 22%. Es de resaltar que los países considerados desarrollados poseen mayor incidencia sobre la huella de carbono, mientras que los países en vías de desarrollo lo hacen sobre la huella de cultivos. A su vez, la mitad de la biocapacidad mundial se concentra en ocho países, siendo Brasil el de mayor porcentaje con el 14.4%, seguido por China con 11%. No obstante, la huella ecológica de China supera su biocapacidad en un 100%, es decir, su déficit ecológico es exponencialmente mayor a su capacidad de renovación de los recursos naturales.

Países deudores y acreedores ecológicos

Países con crédito ecológico (más biocapacidad que su huella) y con débito ecológico (huella más grande que su propia biocapacidad). Fuente: Ecological Footprint Atlas 2010, Global Footprint Network
Países con crédito ecológico (más biocapacidad que su huella) y con débito ecológico (huella más grande que su propia biocapacidad). Fuente: Ecological Footprint Atlas 2010, Global Footprint Network.

 La huella ecológica nacional

Los datos presentados sobre Argentina reflejan que la biocapacidad total del país es de 7.5 gHa por persona, ocupando el noveno lugar a nivel mundial, con el 2.5% de la biocapacidad total. La huella ecológica nacional se estima en 2.6 gHa por persona, representada en un 31% por la huella de cultivos y un 29% de área boscosa necesaria para absorber el dióxido de carbono emitido. Estos porcentajes señalan que la huella ecológica nacional alcanza en un 35% de la biocapacidad, por ende “financia ecológicamente” a aquellos países que se encuentran en déficit.
Hasta el momento, nuestro país no dispone de series de medición a escala subnacional que permitan conocer el patrón de intercambio de recursos ecológicos entre las distintas regiones del país. Por lo tanto, los datos presentados se refieren a promedios nacionales, desconociéndose las atribuciones reales de esta huella. Para validar y aportar a los datos ya calculados a escala nacional sobre nuestro país, y con el objeto de medir la huella ecológica a escala subnacional (provincial, departamental y/o municipal), el INTI creó este año un nuevo grupo de trabajo interdisciplinario: el Programa Huella Ecológica y Biocapacidad Argentina.

De mantenerse la tendencia actual en el patrón de apropiación de los recursos biológicos naturales, el aumento de las emisiones de dióxido de carbono y reducción de los sumideros de absorción, la desigual forma de consumo de recursos y el aumento en la generación de residuos sin reciclado, no será posible la sustentabilidad de la población humana ni se podrá asegurar el reciclado global de sus recursos a través de sus ciclos biogeoquímicos de largo plazo. Esto ya afecta a la población humana actual y mucho más lo hará en el futuro. El nuevo programa del INTI surge en este desafiante escenario.

Más información: www.footprintnetwork.org

Por Alfredo Rosso, alfredo@inti.gob.ar
Programa Huella Ecológica y Biocapacidad Argentina

 

 Si Ud. desea agregar un comentario: Clickee aquí

 Para realizar una consulta envie un email a consultas@inti.gob.ar

    

2012-11-12 07:42:23 avances del proyecto
  silvia leanza
  Quisiera saber cuál es grado de avance
Programa Huella Ecológica y Biocapacidad Argentina
Además me interesaria acceder a la documentación producida . Atte Silvia C Leanza
Ecosur filial Patagonia Norte
   

2013-10-29 02:59:21 antecedentes
  Carlos
  Me encuentro en proseso de tesís y quisiera saber en que estado esta su investigación para poder agregarlos como antecedentes en Argentina.
Desde ya muchas gracias.
Saludos, Carlos
   

NO©copyright Todos los materiales del Saber Cómo son propiedad pública de libre reproducción. Se agradece citar fuente

Logo del INTI