Logo del INTI y del Saber como
SUMARIO
SUSCRIPCION

Para suscribirse al envío mensual de la versión digital del Saber Cómo completar el siguiente formulario. Puede retirar gratuitamente la versión en papel en cualquier Centro, Unidad de Extensión y Oficina del INTI.

EDICIONES ANTERIORES
Saber Cómo Nº 90 | Julio de 2010
 EDITORIAL

La fertilidad del suelo es patrimonio colectivo

Ing. Enrique Martínez
Ing. Enrique Martínez
Presidente del INTI

El cuarto debate de la serie que el INTI está planteando, en homenaje al Bicentenario, buscó analizar los efectos de la siembra directa en la Pampa Húmeda. Todos los efectos: económicos, sociales y ambientales.

Entre los elementos que conforman el marco, la fertilidad de los suelos agrícolas es una de las cuestiones importantes. Como en buena parte de la superficie trabajada la ganadería extensiva ha desaparecido de la rotación de uso, la fertilidad ha pasado a depender de manera excluyente de la aplicación de fertilizantes sintéticos o minerales, que devuelvan al suelo los nutrientes que los cultivos le extraen. Trabajos del INTA, mencionados en el debate, muestran que se devuelve al suelo apenas el 42% del nitrógeno extraído, el 60% del fósforo y apenas el 6% del potasio, lo cual permite sin demasiadas dudas pronosticar que se perderá productividad. En algunos campos en que se hizo agricultura permanente durante 12 años, se verificó una pérdida de materia orgánica del 25%.

Si no fueran graves estos números, se debe agregar alguna referencia a la soja. Más del 60% del nitrógeno total extraído está en el grano de soja. Esto es así a pesar de que la soja tiene capacidad de fijar nitrógeno del aire para atender parte de sus necesidades vegetativas. Pero esa capacidad cubre sólo la mitad de los requerimientos de la planta, con lo cual la otra mitad la debe proveer el suelo. Y no puede fertilizarse con nitrógeno a la soja, porque está probado que eso inhibe su capacidad de fijar el elemento desde el aire y reduce su productividad. De tal modo, el nitrógeno del suelo a utilizar debe ser el residual de lo incorporado a un cultivo anterior, sea trigo, maíz o cualquier otro similar. O sea: la rotación no es solo conveniente sino imprescindible. De otro modo: el monocultivo de soja, repetido a lo largo de años, daña y mucho la fertilidad del suelo.

Hasta aquí lo aprendido de tantos estudios de esforzados técnicos argentinos, que vienen alertando sobre esto desde hace años. El punto es: ¿qué hacer? Hoy por hoy la rotación de cultivos, al menos, es recomendada por todos los ámbitos, incluso los que hasta ayer proclamaban los efectos mágicos del paquete tecnológico con herbicidas totales y siembra directa. Sin embargo, la distribución de superficies donde la soja sigue siendo dominante de manera abrumadora, muestra un éxito bien modesto del consejo. No puede esperarse mucho en contrario, cuando el 50% de la superficie cultivada es arrendada, mucha de ella por grupos que manejan decenas de miles de hectáreas, con contratos accidentales o de palabra, orientados por la máxima rentabilidad y no por la sustentabilidad.

Como en tantos otros planos de un escenario económico mundial en crisis, no solo financiera o económica, sino también ideológica, creo que hay que cambiar las ideas rectoras. Si alguien vive en un edificio de departamentos y quiere convertir su unidad –de él, propia– en un cabaret, no podrá, porque estaría violando varias reglamentaciones consideradas naturales por toda la comunidad. Del mismo modo, ningún dueño de una farmacia puede cambiar de rubro y poner un aserradero en un barrio céntrico de una ciudad. No se lo habilitarían porque a pesar de ser su propiedad, su actividad afectaría a terceros de manera inaceptable. Si eso es así con la tierra urbana, ¿por qué un propietario rural puede utilizar su unidad de un modo que reduce su productividad, ya no para terceros, sino hasta para sus propios descendientes?

Es el momento de considerar que la fertilidad de los suelos es un bien público. La propiedad de la tierra es privada pero su uso es de interés público, porque afecta al hoy, al mañana y al pasado mañana. Por lo tanto, de manera totalmente análoga a la frondosa legislación sobre tierra urbana, debería dictarse una ley sobre uso de suelos agrícolas, que establezca un registro del destino al que se aplicará cada parcela. Ese destino debería coincidir con un menú todo lo amplio posible, recomendado por el INTA, organizaciones de expertos en suelo y organizaciones de productores, convocados a mesas de acuerdo técnico. En caso de discrepancia, esos ámbitos deberían aprobar o rechazar la forma de aplicación del predio. Llegado a este punto, me pregunto: ¿cómo una propuesta de este tipo no fue formulada hasta hoy, cuando es de sentido común elemental? ¿Cómo se llegó a reglamentar la libertad de uso de la propiedad urbana y no se ha hecho nada similar con la propiedad rural? Con algún dramatismo: condenamos legalmente el suicidio o la eutanasia, pero nada decimos de quien destruye una propiedad privada de interés público. Que eso es mal trabajar la tierra.

Los tiempos han dejado atrás aquellas propuestas de impuesto a la renta potencial, de hace 40 años. Ellas pretendían –sensatamente– que la tierra no quedara ociosa. Pero la irrupción de tecnologías que permiten sembrar y cosechar muy grandes superficies en poco tiempo, junto con la disponibilidad infinita de capital financiero para operaciones de corto plazo, han casi eliminado la posibilidad de tierras ociosas. Pero han maximizado la posibilidad de que sean mal utilizadas, buscando una renta rápida y dejando un desierto o una laguna para nuestros hijos. Es tiempo de cambiar el foco y reflexionar.

El desarrollo completo de la propuesta puede consultarse en el documento de Debates del Bicententenario: “Una cosa lleva a la otra. El conjunto de efectos de un cambio tecnológico”:
www.inti.gob.ar/bicentenario/debate4.htm

 Si Ud. desea agregar un comentario: Clickee aquí

 Para realizar una consulta envie un email a consultas@inti.gob.ar

    

2010-07-01 06:33:43 Agrónomo y Bioquímico
  Gastón Allan Tamis
  En mi provincia, Misiones, es alarmante el mal uso de ciertas tierras al noreste de la misma, en la zona de Bernardo de Irigoyen; donde existe un sistema de sierras de elevada pendiente y donde se han producido desmontes muy mal planteados, reemplazándose con cultivos anuales de rotación entre tabaco y maíz principalmente. El año pasado hice un recorrido de paseo en esos lugares y me lamenté por la pérdida irreparable de la selva misionera.
Pero esa es parte de la historia del mal manejo de suelos en estos lugares, ya que en la zona centro-sur, donde abundan las plantaciones de té y yerba, las fertilizaciones están orientadas tan sólo a reponer parte del nitrógeno con la aplicación de urea, que para colmo de males no es incorporada sino que se distribuye al voleo y si las condiciones lo permiten el 50% ó mas puede perderse volatilizado en forma de amoníaco. En el mejor de los casos se usa alguna mezcla NPK, como si las plantas de estas latitudes se alimentaran tan solo con estos 3 elementos, prescindiendo de los otros 17 necesarios para un desarrollo pleno.
Sin querer pasar como alarmista o fatalista, es necesario la mejora perentoria en el manejo de suelos. Pensar un poco más allá de la cosecha que viene es también indicativo de tener una mente sustentable.
   

2010-07-01 09:12:31 Quimico industrial
  Guillermo Jakobs
  Hace unos años atras tuve oportunidad de hacer una visita a familiares de mi esposa en El Chaco, localidad de Charata, agricultores y propietarios de las tierras que trabajan, me llevaron en cierta ocasion para mirar como estaban desmontando un sector de bosque de quebracho, con el fin de liberar tierra para cultivo. Con horror observe como un hombre con una topadora en una hora arrasaba una gran extension de dicho bosque; a ellos les parecia un logro, y no me entendieron cuando les dije que eso era catastrofico lo que estaban haciendo, me tacharon de poner palos en la rueda del progreso.
   

2010-07-02 10:02:46 ciudadano preocupado
  Abel Antonietti
  excelente la nota, es la demosrtracion del cortoplacismo que rige, la economia y la politica, ya que una propuesta de este tipo deberia ser impulsada por el gobierno o por los partidos politicos, e incluso por las organizaciones ambientalistas...
   

2010-07-02 03:04:30 La fertilidad del suelo es patrimonio colectivo
  José Alberto Rodríguez Oliva
  Me gustaría acceder al corpus documental en que abreva el Ing. Martínez.
Porqué más allá de las cifras que incorpora en su editorial, los temas que incorpora son harto conocidos desde antes de David Ricardo.
Parte del itinerario que propone, fué recorrido por otras naciones, y esas naciones est+án de vuelta.
Se ha introducido un elemento disparador un tanto revulsivo, pero demos el debate, con fundamentos.
   

2010-07-02 03:14:12 solución errada
  Ing Agr Mariano
  Comparto la preocupación por la sustentabilidad de la producción, por la necesidad de la rotación de cultivos y que es un deber social conservar la tierra, pero no comparto para nada la solución propuesta. Es mucho más efectivo, fácil y rápido generar las condiciones de rentabilidades relativas para que los productores optemos por cultivos que no sean soja, tipicamente maíz y trigo. Con una medida simple y de efectos inmediatos: sacarles las retenciones. Automáticamente se balancearía la distribución de la tierra.
   

2010-07-02 05:00:53 profundizar mas
  mario margaritini
  Me parece acertada la solucion propuesta. Sin embargo podria ser mas completa. Ya no basta con hacer un buen trabajo de la tierra, es necesaria una recompocicion completa del ambiente y parte de ella depende de una legislación inexistente de repocicion de especies nativas tanto en el ambito urbano como rural. Los caminos rurales, rutas e ingresos a ciudades, ademas de los bordes o linderos de campos deberian actuar como un corredor ecológico, por donde se inicie esa recomposicion que no tiene pro que considerarse improductiva, ya que tiene gran potencial económico.
   

2010-07-03 01:58:24 Conservación del suelo
  Anselmo Gutierrez
  Hay algo que no entiendo ¿no es el INTA el organismo oficial que debe acuparse de las cuestiones referentes a la conservación del suelo?
¿No es el INTI el institudo dedicado al la tecnología industrial
Pareciera que no, están más preocupados de pelearse con la gente del campo...
¿Alguien puede pensar que los agricultores no son conscientes de todo los referente a la conservación del suelo? ¿no es el suelo en patrimonio de los agricultores?
Plantear la rotación entre ganadería extensiva y agricultura es antidiluviano ¿en qué país del mundo acurre semejante cosa hoy en día?

Realmente no entiendo cuál en la necesidad que tiene el INTI de inmiscuirse en cuestiones que no domina (de hecho parece no dominar cuestiones básicas acerca del desarrollo industrial)

   

2010-07-03 09:05:00 Argumento?
  Gustavo Rossini
  Esta buena la idea de un cultivo a conciencia pero hoy el gobierno hace caja con las retenciones que obtienen de sus socios estrategicos (Cargil , Draifus, etc), que mientras Chavez los corre de su pais aca se expanden eliminando Cooperativas de Cereales y acopiadores pequeños, Mientras este no sea un argumento nada mas para seguir escarmentando al campo?.
   

2010-07-03 01:57:10 Fertilidad del suelo y renta
  Raúl Fernández Wagner
  Estimado Ing. Martinez
Muy importante y pertinente el abordaje que Ud hace de la cuestión. Sin mencionarlo en forma explícita Ud. se refiere a la necesidad de desarrollo de políticas de suelo teniendo como principio rector la función social de la propiedad.
Lamento contradecir, pero la regulación del suelo urbano dista mucho de ser frondosa. No hay una ley nacional de ordenamiento urbano y uso del suelo, y hay solo dos provinciales (BsAs. y Mendoza). Las cuales no consideran la función social. Esto es lo que luchamos desde varios espacios, entre ellos desde el Movimiento de Reforma Urbana de la Argentina.
Sin duda alguna, necesitamos una legislación comprehensiva del suelo rural, urbano y muy particularmente del delicado espacio de la transición campo-ciudad que constituye el periurbano de cada ciudad.
La paradoja que actualmente enfrentamos es que el crecimiento económico dificulta cada vez más el acceso al suelo, agravando las penurias de la población. Por ello -en forma análoga a su argumento- esta realidad demanda pensar en términos de sustentabilidad ambiental, económica y social del uso del suelo, desarrollando instrumentos para su uso responsable con la mirada puesta en las consecuencias transgeneracionales.
Saluda cordialmente.

Raúl Fernández Wagner
Instituto del Conurbano
Universidad Nacional de General Sarmiento


   

2010-07-05 10:24:14 Resolución 125
  Damian De Biassio (PASIP)
  Me parece atinadísima la opinión del INTI respecto de este tema. La idea de llevar la discusión al campo es dificultosa porque las rentabilidades a corto plazo son demasiado altas. Por eso insistiría con una herramienta de política nacional en el sentido en el que se planteó la resolución 125 que diferencia entre grandes pooles de siembra y productores de carne y hueso. La salida vuelve a ser política. En estas condiciones sociales y culturales (Hoy se adora a la Propiedad Privada en sentido clásico del término), los que sostenemos este concepto de la propiedad del suelo agrícola ya sumamos una derrota en 2008. Hay que desensillar hasta que aclare... Gracias por leer mi opinión.
   

2010-07-06 11:12:32 Muy buen Editorial
  Gerardo Alzamora
  Compañero coincidimos plenamente en discutir el uso y abuso de nuestra tierra, el fin último debe ser preservado por los intereses de la Nación y es el estado a traves de la legislación quien debe velar por el cuidado de la tierra en defensa de lasa generaciones futuras, como lo hacemos desde la docencia en las Escuelas Públicas de gestión estatal como de gestión privada.
G.A. secretario de prensa de SADOP.
   

2010-07-08 06:42:01 Ingeniero Agrónomo
  Martín Guillermo Oliveras
  Ante todo estoy muy agradecido por enviarme el valioso material que consulto con especial dedicación.En lo referente a la siembra directa quisiera hacer algunas acotaciones.
David Pimentel de la Univ del Cornell
(EE.UU) sostenía que tanto los herbicidas insecticidas y fungicidas son enormemente ineficientes ya que en una aplicación normal solo llega a la plaga apenas el 0,1% del total el restante
   

2010-07-08 07:12:36 Ingeniero Agrónomo
  Martín Guillermo Oliveras
  Ante todo estoy muy agradecido por enviarme el valioso material que consulto con especial dedicación.En lo referente a la siembra directa quisiera hacer algunas acotaciones.
David Pimentel de la Univ del Cornell
(EE.UU) sostenía que tanto los herbicidas insecticidas y fungicidas son enormemente ineficientes ya que en una aplicación normal solo llega a la plaga apenas el 0,1% del total el restante 99,9% se lo chupa el ambiente.Con este solo dato tenemos asegurada no solo la contaminación sino tambien un serio impacto en la biodiversidad con la práctica de la siembra directa lo que la torna invi-able.Además lo excluye al pequeño productor por su alto costo estructu- ral(maquinaria,herbicidas,fertilizan
tes etc)y tambien para su propia radicación en el campo(debe convivir con 8 l/ha y por año de glifosato y otras yerbas lo que hace que vivir en el medio rural sea insalubre un verdadeo contrasentido una semejansa con el barrio Ituzaingó de Cordoba.Los trabajos de los Doctores Andrés Carrasco y Rafael Lajmanovich del CONICET sobre
malformaciones en los anfibios me eximen de otros comentarios.
   

2010-07-18 05:47:03 Rediscutir el acceso, uso y tenencia de la tierra
  Ing. Agr. Leonardo Miranda
  Respecto al uso indebido de los suelos, en Mendoza se aprobó recientemente una Ley de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo, en la que se prevé este aspecto. Si bien es un instrumento insuficiente a la hora de modificar la realidad del sector rural entrega elementos que favorecen la discución. Es necesario generar políticas públicas dicutir el destino de las tierras productivas que se encuentran ociosas, en este sentido quiero destacar el rol de la Subsecretaría de Agricultura Familiar que ha abordado este tema en toda su dimensión, aún sin todas las herramientas administrativas pero con la certeza de que es necesario rediscutir el acceso, uso y tenencia de la tierra, sobretodo aquella que hoy solo sirve como especulación financiera o que por problema de papeles no está disponible. Será necesario profundizar un modelo de producción y desarrollo en donde la tierra pueda ser utilizada como un recurso estrátegico.
   

NO©copyright Todos los materiales del Saber Cómo son propiedad pública de libre reproducción. Se agradece citar fuente

Logo del INTI