Nro. 50 - Marzo 2007
 

EDITORIAL
La demanda preferencial

El INTI en Venezuela
Nuevo equipamiento metrológico
Promoviendo la competitividad de las Pymes queseras

Microemprendimientos ¿por dónde empezar?

Usuarios bajo la mirada del diseño

Alergias alimentarias

Opinión:
Más Ciencia & técnica con mayor compromiso social

Comentarios de nuestros lectores

Cifras para pensar:
Recuperación del crecimiento y empleo industrial

Novedades del INTI

Cursos y seminarios del INTI
CONTACTENOS
NO©copyright
Todos los materiales del Saber Cómo son propiedad pública de libre reproducción. Se agradece citar fuente

Otras publicaciones INTI

SABER COMO
Cifras para pensar
Recuperación del crecimiento y empleo industrial


La política económica de los últimos años, caracterizada por la convalidación de un tipo de cambio real alto, contención de aumentos de tarifas de servicios y disciplina fiscal, sumado a la recuperación de los precios internacionales de materias primas y alimentos, ha consolidado una fuerte recuperación de la actividad productiva de nuestro país.

La incorporación de mano de obra al sistema productivo y el encarecimiento relativo de los bienes importados impulsaron la demanda de productos fabricados localmente. Por otra parte, la mayor competitividad alcanzada por la industria nacional favoreció la inserción de sus productos en el mercado mundial. En este contexto económico favorable, que encuentra en la distribución del ingreso una asignatura pendiente, se analiza la evolución de la ocupación de mano de obra por rama de actividad industrial.

Se plantea la hipótesis de que aquellas ramas industriales que exhiben las mayores tasas de crecimiento deberían ser las más dinámicas en términos de aumentar la cantidad de puestos de trabajos ocupados. Asimismo se observa la contribución de cada sector a la generación de empleo fabril.

De acuerdo a los resultados del relevamiento efectuado por el Censo Económico del año 1993, la industria ocupaba 1.007.909 de obreros en aquel momento. De acuerdo a la evolución del índice de obreros ocupados que elabora INDEC, la cantidad de puestos de trabajo actual se ubicaría un 20% por debajo de aquel umbral, aunque supera en un 30% el nivel de ocupación observado hace cuatro años. Según los resultados del Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda 2001, los obreros constituyen el 80% de las personas ocupadas por la industria; el resto está integrado por patrones, familiares empleados y trabajadores por cuenta propia.

La industria participa del 17% del producto bruto interno y ocupa al 12% de la población. A su vez, genera el 16% de los puestos de trabajo con relación de dependencia.



Desde el inicio de la actual recuperación económica, la actividad industrial creció un 52% en volumen físico y generó casi 200.000 puestos de trabajo.

Desde un punto de vista estrictamente microeconómico, la depreciación del tipo de cambio real ha provocado un encarecimiento relativo de los bienes importados respecto a los domésticos. Ello condujo a un proceso de sustitución de importaciones de artículos de consumo y de bienes de capital. En el primer caso, su impacto se observa en la expansión de la producción principalmente de “equipos de radio, televisión y comunicaciones”, “máquinas y aparatos electrónicos” e “instrumentos médicos, ópticos y de precisión”.

El fuerte crecimiento evidenciado por los sectores de bienes de capital contó además con la mayor demanda de bienes durables para la producción, que fue del 230% en moneda constante entre 2003-2006, representando actualmente el 9% del PBI, y el auge de la construcción. Mientras la fabricación de “equipos de transporte” y “vehículos” encuentra fundamento en la sustitución de importaciones liderada por la inversión, el “boom” de la construcción inmobiliaria impulsó principalmente a los sectores productores de “minerales no metálicos (cemento, materiales para la construcción y vidrios)”, “productos de metal (acero y aluminio)” y “muebles”.

El encarecimiento de las máquinas y equipos, en su mayoría importados, con relación al costo de la mano de obra, ha derivado en una natural sustitución técnica del factor capital por el factor trabajo y a su vez está alentando una incipiente pero promisoria producción local de máquinas y equipos así como de sus piezas y accesorios. En el mismo sentido, las industrias manufactureras de bienes de consumo intensivas en el uso del factor “trabajo” han crecido por encima del promedio observado para la industria en su conjunto. Entre ellas se destacan la fabricación de productos textiles y prendas de vestir y las manufacturas de cuero.



Salvo el caso de la elaboración de productos a partir del tabaco, que presenta un incremento importante del empleo, a pesar de haber mantenido su producción prácticamente constante se observa una correlación positiva entre la expansión de la actividad y la cantidad de personal ocupado por sector industrial. Entre los sectores que han requerido mayores aumentos de ocupación de mano de obra para atender sus mayores niveles de producción se encuentran los establecimientos productores de maquinaria y equipos; prendas de vestir, terminación y teñido de pieles y productos de caucho y plástico. En el otro extremo, la menor elasticidad empleo - producto se observa en edición e impresiones y fabricación de muebles.



El 50% de la mano de obra fabril está ocupada en sólo cuatro ramas industriales: industria alimenticia, productos químicos, metales, y maquinaria y equipo. A su vez, estos sectores explican el 50% del aumento del empleo industrial que tuvo lugar desde que se inició la actual expansión económica.


Aunque las principales fuentes de trabajo industrial la constituyen actividades “capital - intensivas”, lideradas por la elaboración de alimentos, que aprovecha la amplia disponibilidad de materias primas de calidad y de recursos humanos especializados, es importante prestar atención a sectores que si bien tienen una participación marginal en el empleo industrial agregado exhiben una alta tasa de crecimiento en la generación de puestos de trabajo. Entre ellos se destaca la fabricación de equipos y aparatos de radio, televisión y comunicaciones; maquinaria y aparatos electrónicos; e instrumentos médicos, ópticos y de precisión.

La incorporación de mano de obra al sistema productivo ha contribuido a disminuir significativamente la tasa de desempleo, que alcanzó al 21,5% en la medición de mayo de 2002, al tiempo que alimenta la demanda de bienes y servicios que a su vez permite sostener el ritmo de crecimiento de la economía.

A los efectos de dar sustentabilidad a este círculo virtuoso en el largo plazo, la actividad productiva deberá ser acompañada de una activa participación del Estado mediante la aplicación de políticas públicas que estimulen nuevas inversiones para la ampliación de la oferta de bienes producidos localmente. Asimismo, deben generarse los incentivos necesarios para contar con una disponibilidad de recursos humanos especializados acorde a los requerimientos cada vez más específicos de la industria y a las necesidades de innovación que exige la incorporación de adelantos tecnológicos superadores de los estándares vigentes.

Por Juan Carlos Valero, jcvale@inti.gov.ar

 

 

    

2007-03-30 05:07:30 Consulta sectores industriales
  Ing. Pablo Castilla
  El sector de la construccion donde estaria incluido?
Gracias,

Pablo
   

2007-03-30 05:11:51 Consulta sectores industriales
  Ing. Pablo Castilla
  El sector de la construccion donde estaria incluido?
Gracias,

Pablo
   

2011-02-15 09:45:38 contador
  Rafaela Morales
  quisiera informacion sobre la planificacion y estrategias que debe cubrir una empresa para apoyar a los trabajadores