Año 2014
Número 113
Saber Como
Saber Cómo
ABATIMIENTO DE ARSÉNICO
Nota nº9

Crónicas desde El Impenetrable chaqueño

Diego Lelli es uno de los técnicos del INTI que fue a Taco Pozo a instalar dispositivos desarrollados para eliminar el arsénico del agua. En diálogo con SABERcómo cuenta su vivencia y las particularidades de los habitantes que conviven con esa enfermedad.



MISIÓN. El técnico de INTI-Química junto a Daniel Delgado, docente de la Escuela N°245, Paraje el Pintado.
El técnico de INTI-Química junto a Daniel Delgado, docente de la
Escuela N°245, Paraje el Pintado, Chaco

La primera vez que fui me imaginaba Taco Pozo como un lugar más chico, pero es un pueblo que va creciendo mucho por la migración que se da desde El Impenetrable, debido a que es una de las localidades que tiene un recurso hídrico más al alcance. Fui desde la primera misión que realizó el INTI a la zona. En Taco Pozo, de un lado de la ruta está el pueblo propiamente dicho, con la plaza y su calle principal; del otro, tenés la otra parte del pueblo que es la que está habitada por los migrantes del Impenetrable. Es muy humilde: viven como en el monte, pero al costadito de la zona más poblada. En total, Taco Pozo tiene unos 20 mil habitantes.

Adentro del Impenetrable viven unas dos mil personas, y hay un poblado que se llama Fuerte Esperanza. Existen comunidades de tres orígenes distintos, al punto que están los carteles en castellano y otros idiomas que para mí son irreconocibles. En esta oportunidad fuimos a 18 escuelas, de las que se encuentran bien en el corazón del monte, a unos 130 kilómetros, hasta las que están un poco más cerca. Cuanto más te metés, más inhóspito es el lugar. El monte es una de las zonas en donde hay más hidroarsenicismo, enfermedad conocida como Hacre. Les sacamos fotos a la gente, tienen callos con escoriaciones, y es terrible: llega un momento en que se les parte la piel.

Los dispositivos los dejamos en las escuelas porque de ese modo los manejan los docentes. Desde el principio buscamos que abastezcan colegios, porque si no lo usan ahí, menos lo van a usar en los ranchos. Depende de las buenas voluntades de las partes: del docente, porque tiene que preparar con el dispositivo más agua que la que necesita para el colegio, y de la gente del paraje que tiene que cargar kilómetros con un balde; entonces por ahí prefieren tomar de donde están antes que ir a la escuela. La gente a veces no comprende la importancia de esto. Dicen “tantos años viviendo acá y nunca me pasó nada”, pero el promedio de vida es de 40 años.

En el primer día visitamos las escuelas más lejanas, que se llaman Santa Rita y Santa Lucía. La gran mayoría de las escuelas goza de cierta infraestructura, algunas malas y otras buenas; se nota que están hechas con mucho esfuerzo. Siempre tienen un comedor, un salón donde van los chicos de 1° a 3° grado y otro para el resto. Si hay un solo maestro, van todos juntos. También hay camas, porque es común que para no estar yendo y viniendo en el monte los nenes duerman ahí de lunes a viernes. Nos ha pasado de llegar a escuelas y que estén esperando al docente con el desayuno hecho. Hay una relación entre docente y alumno muy cercana, casi de padre e hijo.

Después de haber ido cinco veces, los docentes y los chicos ya nos conocen. Eso es bueno porque saben a qué vamos, y han ido incorporando el dispositivo. De a poco el hidroarsenicismo se empieza a percibir como un problema a solucionar. Los docentes en esto son clave. Una maestra una vez me dijo que había estado de licencia por tener Hacre y me dijo muy seria: “No te preocupes, que yo voy a hacer que los chicos tomen el agua del dispositivo”.

UNA SOLUCIÓN COMPROMETIDA

El Centro INTI-Química desarrolló un dispositivo domiciliario para el tratamiento de agua en áreas rurales aisladas, que no necesita energía eléctrica para su funcionamiento. Con este fin se emplean coagulantes que se agregan al agua. Una vez capturados los contaminantes, sedimentan y el sobrenadante se filtra a través de un manto de arena. El mantenimiento del sistema requiere limpiezas periódicas y desinfección que se realizan en base a un instructivo diseñado por el Instituto.

El trabajo se comenzó a gestionar cuando padrinos de dos escuelas rurales de la zona del Impenetrable solicitaron asistencia al INTI, acercando muestras de agua de pozo extraídas de dichas escuelas. Los análisis indicaron la presencia de arsénico de 500 partes por billón (ppb), cuando el límite fijado por el Código Alimentario Argentino es de 10 ppb. Asimismo, y para su correcto uso, se dictaron talleres de capacitación para explicar a los docentes el funcionamiento del dispositivo y su montaje, para que pueda ser instalado en lugares donde los técnicos del INTI no pudieron llegar. Hoy, el dispositivo sirve para mejorar la calidad de vida de los chicos de 25escuelas rurales del Impenetrable chaqueño.

Debido a la sensibilidad del tema tratado muchas personas con diferentes experiencias asumen un compromiso que excede en mucho los límites de la práctica.

Contacto
Diego Lelli, lelli@inti.gob.ar
INTI-Química
Comentar en INTI
OPINIÓN
"Una noticia que nos ilumina el alma"
POR Alberto Sileoni
ETIQUETADO DE PRODUCTOS ALIMENTICIOS
¿Light, zero o reducido en grasas?
María Cristina Lópezkitty@inti.gob.ar
SUSCRIPCIÓN
Para suscribirse al envío mensual de la versión digital del Saber Cómo completar el siguiente formulario. Puede retirar gratuitamente la versión en papel en cualquier Centro, Unidad de Extensión y Oficina del INTI.
CONSULTA
Para realizar una consulta envie un mail a:
consultas@inti.gob.ar