Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
URE ACTIVO / PASIVO
Julio de 2011

Entrvista E-Renova | Dr. Jorge Czajkowski
“En Argentina tenemos 30 años de atraso en eficiencia energética en edificios”

En la Universidad de La Plata, un laboratorio midió el consumo de la energía en unos 500 edificios con la idea de proponer la búsqueda de mayor eficiencia en su uso. E-Renova entrevistó a su director, el doctor Jorge Czajkowski.

Edificio eficiente ARFRISOL, inaugurado en 2009 en Soria (España)”
Edificio eficiente ARFRISOL, inaugurado en 2009 en Soria (España).

El Laboratorio de Arquitectura y Hábitat Sustentable de la Universidad de La Plata, conocido como LAyHS, es una continuación de un instituto de investigación que se creó en esa casa de estudios en 1986 y tomó su forma actual en 2009. Para saber más sobre su trabajo sobre eficiencia energética en edificios, E-RENOVA entrevistó a su  director, el arquitecto y doctor en ingeniería Jorge Czajkowski, que es profesor de la Cátedra Instalaciones de la Facultad de Arquitectura de la UNLP e investigador de carrera del CONICET.

 

Según la experiencia que viene acumulando en el Laboratorio, ¿qué se puede decir de la sustentabilidad energética de los edificios en la Argentina?
- Los edificios urbanos se pueden comparar a la heladera que uno tiene en su casa, pero como si estuviera construida únicamente de chapa: son “hornos” en verano y “heladeras” en invierno, y debería ser al revés. Nuestro objetivo es primero saber qué está sucediendo, cómo está sucediendo, dónde, modelizar eso y luego llevarlo a propuestas de mejoramiento. Todo ese trabajo no es solamente teórico, sino que se apoya en la medición de campo. En el laboratorio tenemos instrumental de auditoría energética para hacer todas esas cosas, lo mismo que otros grupos de las universidades de Mendoza, Buenos Aires y Salta y el INTA La Pampa con los que trabajamos.

Por todo esto, en 2006 presentamos un proyecto junto con investigadores de la Universidad Nacional de San Juan y el INTA de La Pampa que se titulaba “Eficiencia energética en edificios” Ya que el pronóstico para el país y para el mundo es de alta urbanización, la idea es poner el centro en ver qué se puede hacer para mejorar el comportamiento energético de edificios en sectores urbanos. Se han hecho diagnósticos en Santa Rosa, San Juan y aquí en La Plata, donde venimos acumulando información de casi 500 edificios.
Así hemos elaborado un modelo de análisis diferente, mirando algunas cosas que se hacen en el exterior y generando indicadores de comparación. Con este proyecto buscamos generar información de base, con un perfil que los expertos en energía denominan “desde la demanda”.

¿En qué se diferencia ese enfoque de otros?
- La manera en que se ha hecho –o no- planificación energética en la Argentina es desde la oferta, o sea que se sabe cuánta energía se transporta y cuánta se consume, pero como paquetes. Pero nosotros trabajamos desde la unidad de análisis, es decir una casa, un edificio, una escuela.

Entonces esa información que el LAyHS recopiló, ¿ayuda a planear mejor qué tipo de dispositivos de energía renovables instalará en una vivienda o empresa?
- Su pregunta ya está planteada del lado de la oferta; en esa visión, si en una vivienda viven dos personas, entonces van a necesitar entre 100 y 120 litros de agua caliente por día, y a partir de eso se hacen todos los cálculos. Pero a veces la gente consume más, entonces haría falta aumentar la superficie de captación o mejorar la eficiencia de la flor de la ducha. Por eso hoy un poco cayó en desuso la descripción de “calefón solar”, ya que jamás suplió al calefón a gas. Y responder a eso agregando superficie a los colectores es totalmente insustentable económicamente, incluso con el colector de tubos de vacío chino que tengo en mi casa, que es de los más baratos del mercado y sé que no se va amortizar ni en 15 años. Y un colector solar argentino se amortizaría en 35 años. Por eso decimos que hay varias cosas que afectan la elección de los dispositivos energéticos: la envolvente del edificio, la intensidad del recurso solar de cada zona, el uso que se haga del agua caliente y la tecnología disponible.

 

¿Cómo ve la aplicación de las normas de etiquetado energético en la Argentina?
- En cuanto a la implementación de la norma IRAM 11.900, está todo por hacerse. Pero hay muy buenas propuestas en el país, que son mucho más sencillas y eficaces de aplicar que las de Brasil, México o Estados Unidos. Todo esto lo decimos también en el prólogo del manual de construcciones sustentables para la Ciudad de Buenos Aires, que está terminado desde hace unos ocho meses y en manos del Gobierno de la Ciudad, pero no se difunde.

¿Pero todavía es optimista frente al panorama de la eficiencia energética en el país en los próximos diez años?
- Si uno dedicó un cuarto de siglo a trabajar en estas cosas, no es para rendirse ahora. Por eso, hacia adelante, con el LAyHS seguimos dando cursos anuales de estos temas en la Plata y colaborando en todos los foros en los que podamos para dar conocimiento. También en la difusión de estos temas, inclusive tomando el boletín E-RENOVA y reenviándolo a colegas del exterior.

Entre las cosas que más podrían funcionar en nuestra etapa de desarrollo –que tiene como 30 años de atraso en comparación con otros países- es toda la parte solar térmica y la aerogeneración.

En las construcciones que se presentan como más sustentables, las tecnologías solares parecen ser más aplicadas que la eólica, ¿por qué cree que pasa esto?
- El tema es que no está definido qué tipos de aerogeneradores instalar en entornos urbanos. Quedan bien, aquí en la Plata hay un edificio frente al Teatro Argentino, pero todo eso es lo que yo llamo el  “cliché de la sustentabilidad”, porque al mismo tiempo no tienen nada hecho para mejorar la eficiencia energética.

El consumo eléctrico de iluminación de un edificio es un 10 % del total, y solamente la radiación solar que entra sin control en un edificio ya supera ese valor: es del 15 %. Entonces, con un poco de eficiencia energética que uno aplique al diseño y al cálculo de la envolvente de una construcción se pueden lograr con mucha facilidad reducciones del 60 % en refrigeración y calefacción, y se puede llegar hasta el 80 %.

De todos modos hay que saber que en el entorno urbano no siempre es posible suplir parte de la demanda de energía con renovables, porque está vivo, en permanente cambio y genera por ejemplo -en el caso de la energía solar térmica- proyecciones de sombras largas o cortas que lo afectan.

La visión que tenemos es ver de qué manera se pueden compensar todas las desventajas de las distintas tecnologías. Por ejemplo usar un sistema móvil de captación de aire caliente integrado al edificio, como hacen en Francia. Sus normas evolucionaron y el objetivo final es la eficiencia total del edificio como un solo sistema, porque uno puede colocarle mucha energía renovable a una construcción, pero si después el consumo de agua caliente es descontrolado, va a terminar encendiendo siempre la resistencia eléctrica o el calentador a gas.

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400