Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
URE ACTIVO / PASIVO
Junio de 2011

Menos consumo con más confort en el aula

Desde la luz natural que entra por las ventanas hasta el consumo de gas de la calefacción analizó el INTI para evaluar la eficiencia energética de una escuela. Una herramienta aplicable a todo tipo de edificios públicos.

El estudio energético de la Escuela Nº 8 incluyó la posibilidad de aislar las terrazas.
El estudio energético de la Escuela Nº 8 incluyó la posibilidad de aislar las terrazas.

“Al final, reformar siempre sale más caro que construir de cero”, suele sentenciar todo maestro mayor de obras que se precie de tal. Concientes de la porción de verdad que posee esa afirmación pero también con la intención de refutarla, un grupo de profesionales de los centros INTI Energía, INTI Construcciones e INTI Física y Metrología viene trabajando para medir los consumos de iluminación, calefacción y refrigeración en edificios públicos de la Ciudad de Buenos Aires, un paso necesario antes de hacerles reformas que los vuelvan más eficientes en el uso de la energía. Que a la larga siempre implica ahorro y un mejor medioambiente, y desmiente en parte al dicho popular del mundillo de la construcción.
La tarea, que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires le solicitó al INTI por medio de un convenio, se hizo en conjunto con la Facultad de Ingeniería de la UBA, comenzó a fines de 2008 y siguió este año con la conclusión de un estudio energético (ver presentación) sobre la Escuela Nº 8 “Dr. Arturo M. Bas”, del barrio de Balvanera.
“Primero recorrimos las instalaciones, estudiamos la facturación de servicios, conseguimos documentación y encuestamos al personal”, explica el ingeniero Daniel Pizzorno, miembro del área UT Habitabilidad de Construcciones. “El objetivo central –detalla por su parte el ingeniero Gaspar Gazzola, miembro de INTI Energía y coordinador del grupo interdisciplinario- fue hacer un diagnóstico del consumo energético del edificio (ver detalle) y ofrecer oportunidades de mejora energética para reducir el consumo de electricidad y gas sin desmerecer el confort”. Entre los consejos que le ofreció el grupo del Instituto a las autoridades de la escuela estatal estuvieron optimizar las interreflexiones de luz en las aulas utilizando colores claros; colocar “estantes de luz” (una plataforma de metal o plástica que se coloca fuera la ventana de modo que refleje la luz hacia el interior de la habitación) y la limpieza y reposición de los parasoles del edificio. El ingeniero Pizzorno agrega que si –por ejemplo- se logra que en la escuela se escuche menos ruido exterior al mismo tiempo que se agrega más luz natural y aire limpio, “baja el ausentismo, se incrementa la atención y aumenta la retención de los alumnos por lo menos el 20 %”.

 

Luz, aislación
Una prueba de la complejidad que implica adaptar un edificio construido hace tiempo para que sea más sustentable en lo que energía se refiere es que existen realmente muchos factores diferentes a tener en cuenta. En el caso de sus fuentes de luz natural, las ventanas –profundiza el ingeniero Leonardo Espeche, de Luminotecnia (parte de INTI Física y Metrología)- “interactúan con la iluminación artificial, los parasoles exteriores y los cortinados interiores, por lo que no es tarea fácil compatibilizar el confort de alumnos y docentes, la buena visibilidad interna, las economías en electricidad para iluminación, calefacción y refrigeración”.
Parte del trabajo del INTI en la Escuela 8 fue medir las temperaturas internas del edificio, lo que se hizo entre el 24 de octubre de 2009 y abril de este año. En ese largo período, el equipo también realizó una simulación computada (ver detalle) del comportamiento térmico de la escuela que “permite referir el edificio en su condición actual a uno cuya envolvente verifique las exigencias del nivel B de confort higrotérmico según la Norma IRAM 11605:1996”.
En el lenguaje de la arquitectura, la “envolvente” la forman entre otras partes de un edificio las terrazas y techos planos, que en la escuela analizada permiten –por ejemplo- incrementar su aislación térmica con una cubierta vegetal, tal como hizo a principios de 2011 la Agencia de Protección Ambiental (APrA) del GCBA en la Escuela Número 6 de Retiro.
Entre los datos que encontró el INTI usando esa herramienta informática está que la Escuela Nº 8 podría pasar a ahorrar unos 11.000 kilovatios/hora al año; lo que se dice una diferencia nada despreciable en términos monetarios y ambientales.
Los profesionales de las tres áreas del INTI habían comenzado hace ya más de dos años a medir el consumo energético de los edificios de la misma APrA, en el Microcentro porteño, del Jardín Botánico y del Centro de Gestión y Participación Nº 2, en Barrio Norte. Y ahora siguen haciendo tareas similares en otros ocho edificios que pertenecen al Gobierno de la Ciudad, entre los que están el Hospital Gutiérrez, el Centro Integral de Formación Ambiental (CIFA), en el Parque Indoamericano, y la Procuración de la Ciudad.

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400