Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
USO RACIONAL PASIVO
Julio de 2010

Las verdaderas casas inteligentes

La aislación adecuada es la base del ahorro en calefacción y refrigeración de viviendas. E-RENOVA estuvo en un congreso de construcción sustentable en el que el experto Gautam Dutt expuso algunas claves para lograrlo.

Tapa del documento sobre oferta y demanda de bioenergía preparado por el INTA y otros organismos.
Capas de fibra de vidrio y telgopor colocadas del lado de afuera de las paredes de la ‘casa aislada’ experimental

Aislar para ser más sustentable. Este podría uno de los lemas de la arquitectura que une el confort con la preocupación con el medio ambiente, porque una vivienda con buena aislación necesita menos calefacción y menos refrigeración para mantenerla “vivible” para sus usuarios, lo que a su vez contribuye a generar menos gases de efecto invernadero. Tal es la postura que presentó el pasado 18 de junio -en el Congreso “Diseño y Construcción Sustentable”- el experto en cambio climático Gautam S. Dutt. Nacido en Calcuta (India) y radicado en la Argentina desde hace 20 años, este ingeniero busca la práctica además de la teoría: ya construyó -como “actividad personal”, dice- en la zona de General Rodríguez (Provincia de Buenos Aires) dos casas experimentales con este criterio. “Con ambas tuvimos resultados similares –explicó en su exposición-: cuando afuera hace un grado bajo cero, adentro lo mínimo que se registra es 13 grados. O sea que incluso si esa no tuviera algún tipo de calefacción, sus habitantes al menos no se congelarían”. “Una vivienda del mismo tamaño que la nuestra -45 m2- construida con sistema tradicional en ladrillo hueco, consumiría 1.600 m3 de gas natural para mantenerla climatizada por año”, detalló Dutt en la reunión organizada por la Cámara de Comercio Argentino Alemana, un graduado de las universidades de Londres y Princeton que trabaja para la sucursal local de un consultora internacional que asesora a grandes empresas en reducción de emisiones.

 

“Y con nuestra forma de construcción eficiente, que cumple con la norma IRAM 11605 Nivel C para paredes y techo -más las ventanas con doble vidrio que agregamos-, consume nada más que 231 metros cúbicos de gas por año”. El experto agregó que esta casa implica una reducción de emisión de CO2 “de 2.700 kilos al año, un ahorro muy importante”.

Aislación alcanzable
Para el segundo prototipo de vivienda que levantaron, Dutt y su constructor Luciano Cejas decidieron utilizar técnicas de prefabricación de componentes que por el momento prefiere no revelar, pero que implican “más valor agregado en materiales pero menos en mano de obra”. “Esta filosofía no la inventamos nosotros –puntualiza Dutt-: en Canadá y en Suecia las casas eficientes se hacen en fábricas, las llevan en un trailer y se arman en el terreno. Siempre se puede hacer una casa exótica que consuma poco o nada, pero nuestro objetivo fue hacer algo económico para que sea alcanzable”. Mientras tanto, sueña con construir un “minibarrio de 10 o 20 casas o un pequeño hotel” en los que aplicar sus experiencias a mayor escala. “En los dos prototipos que levantamos la ubicación no era muy óptima para aprovechar el sol -confiesa el doctor Gutt-, tenían las ventanas hacia el Oeste-noroeste, pero se puede mejorar un 25% la eficiencia energética con la buena orientación”. En esa línea, cuenta, en ese proyectado conjunto de viviendas con buena aislación buscará una orientación Norte para poder utilizar también –y en todo su potencial - colectores solares de agua caliente como los que está testeando el INTI.
Dutt aclaró en su charla del Congreso “Diseño y Construcción Sustentable” que si bien la aislación en paredes, techos y aberturas no es la única tarea a realizar para disminuir el calentamiento global, ayuda y mucho. “Y muchas de estas medidas –explicó- no sólo bajan emisiones sino que hasta generan ahorro, o sea que tienen costo negativo. Después hay muchas medidas con costos altos, claro, pero lo primero es ser energéticamente eficientes”. Y cerró con una definición contundente: “la eficiencia energética no quiere decir que uno tenga que consumir menos y después vivir peor. En Dinamarca, aunque hubo crecimiento económico, el consumo energético se mantiene constante desde 1980. Lo mismo en California. Esto es difícil, pero se puede lograr economías más eficientes”.

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400