Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
TODAS LAS RENOVABLES
Octubre de 2009

Eólica y biogás: aseguran que la base está

En la foto, un aerogenerador en La Pampa y un biodigestor en Alemania
En la foto, un aerogenerador en La Pampa y un biodigestor en Alemania

En dos seminarios se propusieron formas concretas para la utilización -a gran escala- del viento patagónico para generar energía eléctrica y de los residuos del etanol de caña de azúcar para producir biogás. Sin embargo, la cuestión regulatoria sigue generando dudas.

Tal como se viene registrando últimamente en la Argentina, durante septiembre también se hizo visible la “fiebre” que causan las energías renovables en los sectores empresario y académico. La muestra fueron dos conferencias -ofrecidas el 14 y 15 de ese mes, y organizadas respectivamente por la Universidad de San Andrés y la Cámara Argentino Alemana - con la innovación en biogás y las oportunidades en generación eólica a gran escala como protagonistas. En ambas, la sensación que percibió E-RENOVA entre los asistentes fue doble: que en el país ya existen buenas condiciones en ambos rubros y también que faltan pasos para explotarlas a pleno. “Esto tiene un auge bastante grande ahora, pero viene desde hace tiempo en otros países (ver gráfico) donde las condiciones de mercado están dadas -opinó uno de los disertantes en la casa de estudios, el especialista en energía eólica Sebastián Kind-. Así que no es que a la industria de las energías renovables haya que ayudarla, ’pobrecita, porque no despega’; conviene, más allá de su beneficio para el medio ambiente”.
Por su lado, en la jornada de la organización empresaria germano argentina, el director de su Centro de Competencia en Medio Ambiente y Energías Renovables, Tobías Winter, relató que siempre escucha decir a los actores del mercado que el biogás “es caro’”. “Bueno, eso depende de la tecnología –argumentó-: si usamos tecnología 100% alemana es una cosa, pero con equipos adaptados es otra”. “En mi país –siguió el licenciado Winter- el mayor costo de una planta de biogás es la materia prima (ver presentación), pero acá hay mucha materia prima, así que el costo por kilovatio hora se puede bajar muchísimo”. Minutos después, quien de alguna manera demostró la verosimilitud de esa afirmación fue el representante de un productor porcino de la provincia de Buenos Aires, Cabañas Argentinas del Sol, que luego de instalar biodigestores del tipo “inflable” logró autoabastecerse de gas. Así, con instalaciones que producen casi 2.000 metros cúbicos, calefacciona galpones que albergan a  más de 11.000 cerdos y ahorra nada menos que $ 15.000 en gas licuado por mes. En ese sentido, no son pocas las experiencias que en la Argentina también demuestran que la generación distribuida de energías renovables –es decir, sin grandes instalaciones- tiene varias ventajas tangibles; entre ellas la disponibilidad energética sostenible para pequeñas comunidades y que sus costos pueden ser asequibles para pymes sin posibilidades de financiamiento tradicional.

 Licitación novedosa
Semanas antes de los seminarios hubo una novedad -por eso se la comentó allí-, en cuanto a la acción del Estado en el rubro de las renovables: la Empresa Nacional de Energía (ENARSA) prorrogó hasta este 26 de noviembre el plazo de presentación (ya lo habrían hecho 15 firmas) a su licitación para adquirir un gigavatio de electricidad de fuentes renovables durante 15 años, del cual 500 Mv corresponden a energía cólica. “Cuando la Argentina compra combustibles líquidos para generar electricidad, y fueron US$ 1.800 millones en 2008, es dinero que literalmente se quema –destacó en ese sentido el ingeniero Kind, miembro  de la Cámara Argentina de Energías Renovables, en la Universidad de San Andrés-. Si hubiera destinado sólo el 15% de eso, 270 millones, a la eólica, hubiese podido instalar 700 megas”. Kind –que hablaba de aerogeneradores que cuestan unos 2,2 millones de dólares por cada 1.000 kilovatios de potencia- también criticó a la Ley nacional 26.190 (titulada “Régimen de fomento para las fuentes renovables de energía eléctrica”) porque paga “cuatro dólares extras por megavatio sobre el mercado spot, que son 45 dólares. Y con 49 dólares un inversor en energías renovables no recibiría ni siquiera el mismo capital que ponga”. De todos modos, opinó que la licitación es una “buena política de Estado –aunque seguramente no se adoptó a tiempo- que nunca se había dado antes en la Argentina”.
Volviendo a la biomasa –ENARSA planea contratar 100 megavatios de este origen, incluyendo a plantas pequeñas, de hasta dos Mv de capacidad- el alemán Winter puso el foco la vinaza: “Hay mucha gente investigando en este tema, que en la Argentina tiene un potencial enorme”. “Con la nueva ley de biocombustibles vamos a tener mucho más etanol –abundó el experto-, y por cada litro de éste se producen entre 13 y 15 litros de vinaza: esta sería una posibilidad de hacer algo con ella”.
Como para convencer hasta a los más escépticos, en ninguna de las dos charlas faltó la contundencia de los números de los grandes proyectos: “Si se paga 100 dólares por megavatio generado en parques instalados en la Patagonia –calculó Kind-, la energía eólica se convierte en rentable, o sea que el generador puede comprar los ‘molinos’ y pagar un impuesto a las ganancias del 35%”. Y en parques en la provincia de Buenos Aires –concluyó-, alcanza con 130 dólares por mega, sin necesidad de apalancamiento. Además está la venta de certificados de reducción de emisiones de carbono , que implicarían más ingresos”.

 

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400