Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
ENERGIA SOLAR
3 de noviembre de 2008

Agua caliente, del cielo a la canilla

Menos complicada y más barata que la energía fotovoltaica, la energía solar térmica es el eje del proyecto del INTI para viviendas populares puedan tener agua caliente en forma sustentable. Detalles de la marcha de la iniciativa.

En ofrecer más confort a la gente que habita villas de emergencia o barrios populares -los mismos que algunos políticos suelen considerar como un “caso perdido” de urbanismo- está centrado el proyecto en energía solar térmica del INTI. La movida arrancó en 2007 con una concienzuda evaluación: “En ese momento nos reunimos con unas 40 personas que tenían alguna historia en energía solar, de casi todo el país, –detalla ante E-Renova el doctor Iván Chambouleyron, coordinador de esa tecnología dentro del área de Energías Renovables del Instituto- y se concluyó que la aplicación inmediata es un proyecto de calentadores solares de agua (ver características) para fines domésticos y comunitarios”.
La idea del INTI, explica el especialista, también profesor en la Universidad de Campinas (Brasil) es arrancar participando -en cuanto estén listos- “con un proyecto no muy grande, de 50 o 100 casas, para que no haya ninguna chance de fracasar”. Para eso, su equipo (contacto) viene armando una agenda conjunta con las municipalidades de Rosario, Paraná, algunas del Conurbano de Buenos Aires, Luján, Neuquén, La Pampa y Mendoza, entre otras ciudades argentinas. El objetivo de mediano plazo, destaca Chambouleyron, es instalar lo que también se conoce como “calefones solares” en miles de viviendas populares. “La solar térmica es una energía en la cual hay experiencia en la Argentina –asegura- y no implica un gran esfuerzo tecnológico, aunque sí de organización y de certificación de calidad de los equipos”.
La cuestión de fondo, dice el coordinador de energía solar del INTI, es que la gente de las zonas más carentes “compra gas envasado, que es mucho más caro que el de red, y por eso mucha tiene que elegir entre bañarse o cocinar. Esto tiene consecuencias importantes sobre todo para la salud infantil, porque ninguna madre va a querer bañar a sus hijos pequeños con agua helada”.

 

 

Opción viable
A lo largo de las últimas décadas en la Argentina ha habido varios fabricantes de colectores solares, "con diferente suerte, porque algunos se han fundido”, rememora Chambouleyron. “Es que es una industria que compite esencialmente con el gas, y éste fluido ahora está barato y eso desalienta las instalaciones solares”. Claro que, al mismo tiempo, hay muchas regiones del país –algunas no están muy lejos de la Capital Federal- donde el gas de red no llega, y “la gente de pocos recursos está obligada a comprar garrafas, o usar carbón”, puntualiza.
El doctor Chambouleyron también cuenta que en el Interior “la respuesta general al tema de los calefones solar es que el dinero no es el problema, porque existiría sobre todo de parte del FONAVI y los planes provinciales de vivienda”. Y da algunos detalles: “Cada colectar cuesta una ínfima fracción del valor de una casa popular, y tienen una vida útil de hasta 15 o 20 años”.

Conexión con la sociedad
En el área dedicada a la energía solar del INTI también se busca motorizar la legislación que favorezca sus uso (ver recuadro), aún poco desarrollada en la Argentina, y que los primeros sistemas instalados se utilicen como promoción: “Pensamos montar videos mostrando la experiencia del uso de calentadores solares para mostrar en colegios y escuelas –agrega Chambouleyron-; queremos que empiece a entrar en la cabeza de la gente que hay energías más racionales, que no contaminan y mucho más baratas”.
El plan del área también incluye otro punto muy importante: que el propio INTI monte un laboratorio de certificación de calidad de colectores solares para analizar todos los modelos y marcas que se venden en el país, sean de fabricación local o importados. “Esto es para que el comprador tenga la garantía de que está adquiriendo un sistema que va a durar –explica el coordinador del área- y que va a tener un rendimiento que justifique la instalación”.
Para cerrar la charla, el doctor Chambouleyron resume la idea central del INTI en cuanto a energía solar: “No se trata de ‘reinventar la rueda’ –asegura-, porque no vamos a producir ni financiar proyectos, pero sí tratar de conectar a la sociedad civil con los fabricantes y con el Estado, para ver de cómo se consigue utilizar la energía solar en aplicaciones que son aprovechadas en muchos países”. El objetivo está puesto, y en esa línea siguen trabajando.

 

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400