Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
ENERGIA HIDRAULICA
Noviembre 2012

Microturbina hidráulica tipo Pelton fabricada en San Martín de los Andes, al ser probada por la Universidad del Comahue
Microturbina hidráulica tipo Pelton fabricada en San Martín de los Andes, al ser probada por la Universidad del Comahue


La minihidráulica sigue dando batalla

Aunque en este momento sólo se están desarrollando algunas pequeñas represas por el programa GenRen, esa tecnología renovable podría desarrollarse más, tal como pasa en varias regiones argentinas y de Europa.

Hace tiempo que la energía hidráulica es importante en la Argentina: casi el 40% de la matriz energética local se apoya en grandes centrales hidroeléctricas, como Salto Grande y Yaciretá. Pero no es tan sabido que la minihidráulica se aplica tradicionalmente desde mucho antes, sobre todo en zonas cercanas a la Cordillera y en Córdoba, que cuentan con pequeñas corrientes de agua. Igualmente, el “olvido” de esta tecnología renovable no llega a ser total, porque la última licitación del programa GenRen aprobó cinco proyectos “minihidro” por un total de 10,5 megavatios: dos en Jujuy, de 4,2 y 2,3 MW; uno en Catamarca, de 1,4 MW, uno de 1,7 MW en Mendoza y otro de 1 MW en San Luis. A fines de 2009, ese plan estatal había licitado otros 60 megavatios de pequeños proyectos hidráulicos, que en ese momento aportaba 4,3 por ciento de la matriz energética, y arrancaba la ejecución de dos proyectos: Salto Andersen (7,5 MW, situado a 70 kilómetros aguas arriba de la ciudad de Río Colorado, Río Negro) y Paso de las Carretas (1,2 MW). Por otro lado, según una nota de la revista de la revista Clean Energy, que edita  la Cámara Argentina de Energías Renovables (Cader), para diciembre de 2011 “el 77% de las energías renovables que se convierten en electricidad” provenían de minihidroeléctricas, que producen en general 2 MW pero llegan hasta los 30 megavatios”. La publicación de todos modos, es algo escéptica sobre cómo llegar a cumplir la meta ambiental  para 2016 que marca la ley 26.190: dice que harían falta 5.500 millones de dólares para cumplirla al pie de la letra. Igualmente, también es cierto que, entre los proyectos aprobados por el Genren, hay mayor volumen de energía eólica, que representa cerca el 12% del total de las licitaciones recientes, con 64,9 MW. Es decir, casi el 85% del total.

Por otro lado, las tecnologías de aprovechamiento del agua en movimiento han cambiado mucho en los últimos años y se han hecho más eficientes. No por nada, en el mundo desarrollado se están utilizando cada vez más.

 

En Europa se consigue

Un caso de este aprovechamiento de las pequeñas represas hidroeléctricas es España que, según un informe del Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas del Estado español (CIEMAT),  es el tercer país europeo “en cuanto a cantidad de energía producida en centrales minihidráulicas tras Italia y Francia, con una potencia instalada de 1748 MW a finales del año 2004”. Y  Grecia, Polonia, Irlanda y Portugal eran para esa época los países con mayor crecimiento anual.
Allí, siguiendo una tendencia mundial, en la década de los 60 la atención se corrió de esas tecnologías de uso más tradicional hacia las grandes represas, pero más recientemente la postura cambió. En buena parte por la enorme financiación que necesita una gran obra hidráulica pero también  por la creciente preocupación por aumentar la proporción de energía procedente de fuentes limpias. De hecho, antes de la crisis económica que todavía castiga a la península ibérica, el Plan de Fomento de Energías Renovables proyectaba que la capacidad minihidráulica instalada iba a crecer a 450 MW hacia el pasado. Para las centrales medianas, de entre 10 y 50 megavatios, se preveían un crecimiento de 360 MW. En el CIEMAT explican que “no todas las centrales hidráulicas son consideradas como energías renovables. Se estima que las instalaciones con capacidad superior a 10 MW producen un impacto ambiental lo suficientemente grande como para ser considerada una fuente de energía limpia. De ahí que se diferencie entre el espacio minihidráulico (renovable) y el hidráulico, con centrales de potencia superior a los 10 MW”.

En el País Vasco, por caso, la cuenca del río Oria cuenta con 26 minicentrales en funcionamiento y 14,7 MW de potencia instalada. Es la de mayor potencial hidroeléctrico de la zona, mientras que en resto de España las cuencas de los ríos Norte (10.600 MW), Ebro (7.600 MW), Duero (6.700 MW) y Tajo (3.900 MW) son las que se consideran con el potencial hidroeléctrico más elevado

 

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400