Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
BIOMASA
Marzo 2013

 

Planta de destilación al vacío.
Planta de destilación al vacío.

Panorama futuro del biodiesel

La producción de biodiesel mundial seguirá aumentando, siempre dominada en los próximos años por los grandes productores de aceites de soja, palma, colza. La búsqueda de nuevas materias primas (algas, oleaginosas no alimenticias, biomasa) en esa escala seguirá siendo una promesa a futuro.

Los medianos productores (y por supuesto los pequeños) seguirán pendientes del costo de los aceites tradicionales —que representan más del 80% del costo de producción— de los subsidios oficiales, y de las mezclas obligatorias. La búsqueda de  nuevas fuentes aquí se reduce a esos mismos aceites pero de desecho: rojos, marrones y negros; sebos de  segunda. Todos ellos baratos pero que  vienen con alta acidez, alta humedad, y con residuos líquidos y  sólidos de todo tipo.

La “producción” de los aceites y grasas actuales continuará en aumento con el consumo  de una población creciente, y el mayor control gubernamental del destino de sus residuos. Cuántas de las 170 millones de toneladas de aceites comestibles consumidas globalmente por año van a parar de la sartén u horno a la basura, es materia de estimaciones groseras; pero sí podemos precisar que el consumo de los aceites comestibles aumenta un 4% cada año.

Por otro lado, hay una nueva regla de juego mundial, oficializada por una reglamentación para la recolección de estos aceites usados, con el fin de evitar la contaminación de las fuentes de agua. Una vez recolectados, algo se tiene que hacer  con ellos. El problema es que son materias primas de pésima calidad, mientras que las especificaciones de calidad  de los biocombustibles  producidos con ellas siempre están siendo ajustadas para arriba.

Tanto las impurezas de origen y de proceso, como la degradación posterior en el almacenaje, son los principales motivos de preocupación de los expertos en la actualidad.

La degradación oxidativa es particularmente crítica para el biodiesel, pero no solo para el proveniente de los aceites usados: el fenómeno inquieta también a los grandes productores de mezclas obligatorias que usan aceites crudos para consumo.

 

Esta preocupación ha llegado al punto que la ASTM —que es el organismo de  Estados Unidos que norma los productos industriales con sus especificaciones aceptadas internacionalmente—  ha convocado a una reunión de expertos de los sectores públicos y privados para discutir el tema: el Symposium on Thermal and Oxidative Stability of Biodiesel Blended DP975 & D7467 Compliant Fuels, que se realizará el 27 de junio en Canadá. Los expertos académicos e industriales están invitados a enviar sus ponencias (papers) con el objetivo de discutir una documentación cierta de la situación actual, sobre los siguientes temas:

  • La estabilidad y calidad de los aceites, luego de salir de las refinerías.
  • Métodos de análisis que definan la situación de inestabilidad.
  • El impacto de la aditivación en la inestabilidad.
  • Evidencias de la inestabilidad de combustibles y problemas derivados como los experimentados por la industria petrolera y la automotriz.

 

Si bien esta inquietud parecería destinada solo para la gran industria, los productores para autoconsumo —que casi por definición usan materias primas de mala calidad— también resultan afectados a medida que el parque automotor se renueva con motores de mayor complejidad.

Para llevar el biodiesel a niveles de calidad aceptable, las productoras chicas deberán mejorar sus plantas, introduciendo procesos que son más caros pero que alejan los problemas futuros.

La solución definitiva es la destilación del biodiesel: el único biodiesel claro que ha eliminado hasta trazas indetectables de agua, esteres incompletos, glicerina, jabón, azufre, esteroles, glucósidos y metales, entre otras.

La destilación, que siempre da resultados óptimos, es conocida pero raras veces utilizada, con el argumento de que conlleva un alto costo. Habrá que ver qué resulta de discusiones como las regulatorias señaladas, y del costo total de producciones defectuosas que se manifiestan especialmente a temperaturas por debajo de los 10 grados centígrados.

La destilación del biodiesel provee la forma más pura de este combustible. Cuando un consumidor frecuente aprecia el producto así elaborado, no desea comprar ninguna otra forma. No es solo la impresión que le produce este líquido casi cristalino, sino que se mezcla mas fácilmente con el gasoil, y los problemas de filtros de motores   frecuentemente asociados con el biodiesel prácticamente desaparecen.

Las desventajas radican en el proceso: a diferencia del resto de los equipos de producción, esta operación requiere altas temperaturas y recipientes diseñados estrictamente según normas de presión, elasticidad, y las medidas de seguridad deben extremarse.

El INTI ha programado la realización de estudios de esta tecnología de punta para obtener especificaciones de torres de destilación al alto vacío, que compatibilizará biodiesel proveniente de distintos  aceites y grasas hasta el grado de máxima pureza.

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400