Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
BIOMASA
Septiembre de 2011

El biogás va a la universidad

Un trío de centros del INTI y la Universidad Nacional de Cuyo instalaron un biodigestor piloto para investigar el potencial de los residuos de la industria vitivinícola y conservera como fuente de metano combustible.

Cierto sentido común señala que la “forma de ser” de los argentinos es más apta para la tarea individual que para la labor de equipo. Pero el INTI y la Universidad Nacional de Cuyo desmintieron de esa opinión con un logro tangible: el 27 de julio pasado concluyeron la instalación del primer biodigestor piloto destinado a investigación de la Argentina.
Los expertos en conversión de residuos orgánicos en metano del INTI –con base en Concepción del Uruguay, Entre Ríos- se encargaron del diseño del biodigestor de 1,2 m3 de capacidad, el gasómetro y los equipos auxiliares (ver foto), mientras que la instalación y puesta en marcha

La briqueteadora que se sumó a la planta piloto de Presidencia De la Plaza (Chaco)
El equipo que diseñó e instaló el biodigestor en la UNCUYO posa feliz por su logro

se llevó a cabo en conjunto con los centros INTI Mendoza y San Luis. La puesta en funcionamiento del equipo de energía sustentable se prevé para antes de que finalice el período académico 2011.

El dispositivo, que cuenta con un espacio propio en la Facultad de Ciencias Agrarias de la casa de altos estudios cuyana, servirá para estudiar en profundidad el potencial para la producción de energía eléctrica y térmica sustentables a partir del “orujo de uva, el escobajo y los desechos de la industria de vegetales en conserva y envasados, todos residuos orgánicos de la industria agroalimentaria de la Región de Cuyo”, describe Stefan Budzinski, experto alemán en biogás que trabaja desde 2009 en el equipo del INTI Concepción del Uruguay (Entre Ríos) por un convenio con el CIM, un organismo de cooperación técnica del gobierno germano.
El INTI ya diseñó y colaboró en la instalación de otros dos pequeños biodigestores demostrativos, uno en un centro educativo para discapacitados de Colón, Entre Ríos  (ver ficha técnica) y el otro en una planta de separación y disposición final de residuos sólidos urbanos en la localidad santafesina de San Justo (detalles técnicos).
El digestor en sí fue fabricado en acero inoxidable y cuenta con visores para que los alumnos puedan observar el proceso en el interior del equipo, además de un agitador para facilitar el mezclado y homogenización de los sustratos.
La planta situada en el predio de la Facultad –cerca del “bloque de industrias” de la casa de estudios y de la futura planta de tratamiento de efluentes- se compone también de un gasómetro de 16 metros cúbicos, realizado en lona tipo ripstop (tela reforzada con hilos de alta resistencia que impide que se expanda un eventual tajo o cortadura).

Conocer más
“Con esta planta demostrativa –agrega la ingeniera química Alejandra Barlatey, integrante del equipo multidisciplinario del INTI que trabajó en el biodigestor, del que también formó parte INTI Frutas y Hortalizas- pretendemos promover la investigación, los conocimientos técnicos-científicos y la enseñanza universitaria sobre el proceso de producción de biogás, con la finalidad de encontrar un real aprovechamiento a los residuos agroindustriales de la zona”. El biogás producido se utilizará para calentar agua que calefaccionará al propio biodigestor. Además, se instaló un filtro especial en la conducción en la cañería de entrada al biodigestor para mantener el proceso de degradación de la materia prima vegetal en las condiciones óptimas.
Para poner en perspectiva la utilidad del biogás, si se cuenta con materia prima apropiada –también conocida como “sustrato”- “un biodigestor de tamaño adecuado puede, por ejemplo, complementar en buena medida las necesidades de combustible de un grupo electrógeno y producir electricidad para una fábrica”, resalta la ingeniera Barlatey. Por esto mismo, se planea tomar algunos residuos de la procesadora de productos agrícolas y alimenticios con que cuenta la misma universidad cuyana, para probar su utilizarción como sustratos en los ensayos del biodigestor.
El proyecto se desarrolló en conjunto con esa facultad –su personal y alumnos también colaboraron en la instalación del biodigestor-  y el Instituto de Ciencia Ambientales (ICA) de la Universidad Nacional de Cuyo, mientras que la Embajada de Alemania financió todo el equipamiento para la planta, el CIM aportó personal técnico y la Universidad la construcción del edificio donde está albergada la planta.
El plan de trabajo implica que los especialistas en biogás del INTI transferirán conocimientos específicos a docentes y alumnos de la facultad de Ciencias Agrarias en temas como operación técnica de la planta experimental de biogás, control y monitoreo bioquímico y físico de la descomposición anaeróbica y metanización de residuos orgánicos, además de medición de los parámetros principales e interpretación de los datos.

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400