Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
BIOMASA
Febrero de 2011

Informe: de los RSU a la energía renovable en Europa

En la Unión Europea, hoy la incineración controlada es la principal manera de convertir residuos urbanos en energía: en 2009 se produjeron 15,4 Twh de electricidad, el equivalente al consumo de 675 mil hogares en un año. Y también calor para redes de calefacción por 1,9 millones de toneladas equivalentes de petróleo.

Centro de control de la planta de tratamiento de residuos ISSEANE, en Francia.
Centro de control de la planta de tratamiento de residuos ISSEANE, en Francia.

 

Formado por instituciones dedicadas a la investigación en energía y medio ambiente de cinco países europeos, el consorcio EurObserv’ER se creó en 1997 para asesorar a gobiernos y empresas en temas de energías renovables. En noviembre de 2010 publicó su informeBarómetro de desechos urbanos renovables”, con información exhaustiva sobre la producción de calor y electricidad a partir de residuos sólidos urbanos en la Unión Europea. Aquí, un resumen.

La Comisión Europea asegura que todos los años se producen en su territorio entre 118 y 138 millones de toneladas de residuos orgánicos (ver recuadro) entre ellos, los residuos sólidos urbanos (desechos biodegradables de jardín, cocina y comida) suman la mayor parte: 88 millones de toneladas, que se prevé crezcan a un ritmo del 10 por ciento anual hasta 2020. La institución reconoce que los estados miembros disponen en rellenos sanitarios un promedio del 40% de toda la basura que producen (aunque en algunos países se entierra la totalidad de los residuos). Y que esta práctica puede causar grandes problemas ambientales, incluyendo la producción de gases de efecto invernadero como el metano, que es 25 veces más poderoso que el dióxido de carbono, y que contamina tierra y agua. Esta práctica contraviene la Directiva de Rellenos Sanitarios 1999/31/CE, que obliga a los estados miembros a reducir para 2016 los residuos que se entierran a un 35% de lo que enterraba en 1995. Otra norma europea vulnerada indica que la recuperación de energía es la cuarta manera posible de manejar los residuos, en dos formas diferentes: conversión en metano e incineración. Éste último es un proceso aceptado por esa Directiva siempre y cuando las plantas incineradores estén diseñadas para optimizar el valor de la energía producida con residuos. En ese sentido, clasifica a la incineración con baja recuperación de energía al mismo nivel que el relleno sanitario, como de “peor solución ambiental”.
La recuperación de energía a partir de la incineración de RSU se practica en Europa a diferentes niveles: Alemania, Francia, Bélgica, Holanda y países del norte del continente como Dinamarca y Suecia muestran alta actividad en esta tecnología; algunos de ellos, como Suecia, incluso importan residuos con este fin. La Confederación de Plantas Europeas de Residuos a Energía (CEWEP) estima que si las 430 plantas que existen en su territorio se toman en conjunto, en 2009 trataron 69 millones de toneladas de RSU, contra los 59 millones del año anterior. En el último informe de este consorcio figura que en 2009 produjeron energía primaria en base a “basura” por un total de 7,7 millones de toneladas equivalentes de petróleo, un incremento de 246,8 kilotoneladas sobre 2008. La recuperación energética total de todos los residuos sólidos urbanos de Europa llegó al doble de esa cifra.

Escenario europeo
Y con respecto a la producción de electricidad y calor, el escenario europeo es variado para estos dos modos de recuperación energética, ya que en la zona norte existen muchas redes de distribución de calefacción, lo que de hecho estimula al sector de la cogeneración y al mismo tiempo la tendencia a favorecer la conversión de residuos en calor. En cuanto a la electricidad de origen renovable que procede la incineración, está creciendo en todos los miembros de Unión Europea y alcanzó en 2009 casi 15,4 teravatios hora (ver detalle), lo que equivale a la electricidad que consumen 675 mil hogares en un año. La cantidad de calor producido con residuos vendida a las redes de calefacción también está en crecimiento y alcanzó 1,9 millones de toneladas equivalentes de petróleo en 2009, un aumento del 4,7% con respecto al año anterior.

Para conocer más en detalle las características de la recuperación de energía en Europa, bien se pueden tomar como ejemplo tres países: Alemania, Dinamarca y Francia. En el caso del primer país, cuenta con el sector de “residuos a energía” más eficiente de Europa. Tiene 69 plantas de incineración y un programa del Ministerio Federal de Ambiente que convierte buena parte de los 4,2 TWh que genera en electricidad. Si bien esta energía no está subvencionada por la ley alemana de energías renovables, se la compra a valor de mercado, que varía entre los 4 y 8 centavos de euro el kilovatio. La energía calórica se vende entre uno y dos centavos de euro. Dinamarca, por su lado, es el país más comprometido con la recuperación energética de residuos, genero un teravatio de electricidad.
Aparte, Francia fue uno de los paises europeos que más tempranamente desarrolló la incineración de RSU, lo que explica que tenga una menor producción de energía: el promedio es 0,118 toneladas equivalentes de petroleo por tonelada de residuo tratada.

Futuro cercano
El informe de la Comisión Europea cierra con un exploración del futuro de esta tecnología de manejo de RSU: es un hecho aceptado que la tecnología de combustión utilizada para recuperar energía de los desechos urbanos reduce tanto las emisiones de CO2 como la dependencia de los hidrocarburos. Al mismo tiempo, se pueden lograr enormes ventajas ambientales y económicas si se mejora el manejo de los residuos orgánicos para producir energía. De acuerdo con la CEWEP, las plantas de incineración podrían ser capaces de aumentar la provisión de electricidad y calor renovables hasta unos 67 teravatios hora en 2020, sobre la base de los 38 teravatios que generaron en 2006. Y un marco regulatorio que la incentive podría incluso elevar esta producción a 89 Twh: en ese escenario, 22,9 millones de habitantes de Europa podrían consumir electricidad renovable, y otros 12,1 millones calor originado en desechos. Y si se implementa un programa ambicioso de mejora, la incineración podría en tal caso duplicar la energía que produce quemando la misma cantidad de residuos que hoy, e incluso más si se incrementa la producción de residuos orgánicos. La organización cree que las plantas incineradores pueden contribuir con hasta el 4% de la demanda adicional que marca la directiva europea de energías renovables para 2020, sobre la base del ingreso de 1.500 teravatios hora adicionales a toda la energía de origen sustentable.
Pero estos resultados sólo pueden ser logrados si se cierran las plantas de incineración de baja productividad energética y se invierte en equipos diseñados expresamente para mejorar su producción. También harían falta esfuerzos para desarrollar redes de calefacción que faciliten la venta de calor a los gobiernos y las industrias locales.
La proyección de EurObserv’ER para 2010 sólo incluye la producción de energía primaria (la producida directamente por la quema de residuos), no la energía final (calor y electricidad utilizados por el usuario final. El pronóstico, basado en la situación actual del sector, es de 8 megatoneladas de equivalente de petroleo para 2010.
Para acceder a la base de datos online sobre el sector europeo de residuos a energía, ingrese en www.eurobserv-er.org.

 

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400