Logo INTI Facebook Facebook Cursos de Energías renovables
Renovables en los medios
Manuales E-renova
Multimedia
Logo e-renova
¿QUÉ PUEDO HACER?

TECNOLOGÍAS
NUESTRA MISIÓN
PROVEEDORES

LEGISLACIÓN

CONTACTO
 
BIOMASA
1 de diciembre de 2008

De a poco, avanzan los biocombustibles

El biodiesel es una opción viable de biocombustible líquido para la Argentina, donde ya existen proyectos para utilizar aceites vegetales no comestibles, explica en este reportaje el coordinador del área en el INTI, ingeniero Marcos Burín.
 
”Los biocombustibles líquidos para motores de explosión nunca van a llegar a  reemplazar a todo el combustible tradicional, pero sí a complementarlo”. Lejos del triunfalismo, así define el escenario de esta fuente energética sostenible el ingeniero Marcos Burín, coordinador del área de Biocombustibles del Área Tecnológica Estratégica de Energías Renovables del INTI. Claro que la afirmación no le resta importancia a una fuente de energía que en todo el mundo crece lenta pero seguramente al ritmo de las inversiones crecientes. En ese contexto, aclara Burín, “en los dos últimos años se viene dando globalmente la discusión ‘alimentos o energía’, sobre si es conveniente el uso de aceite de soja o azúcares de maíz para producir biodiesel o bioetanol”, aunque nadie cuestiona que las materias primas no alimenticias son necesarias. Por lo pronto, aunque no hay consumo interno apreciable, en la Argentina las plantas de biodiesel de soja tienen una importante capacidad instalada y estiman que en 2008 exportaron cerca de un millón de toneladas.
“Ahí el INTI –puntualiza el especialista- tiene una posición tomada: utilizar soja o maíz  para hacer combustible no es un camino adecuado para nuestro país. Además, aunque sus actuales precios hayan bajado, tampoco parece ser viable para el mercado interno”. Explica que, justamente por esos costos, se empezaron a buscar vegetales alternativos y surgieron varias especies cuyas semillas producen aceites que pueden transformarse en biodiesel. Las mayores inversiones en proyectos experimentales se centran en las dos más factibles: las microalgas y una especie de arbusto resistente que es la jatropha, ambos con posibilidades a mediano plazo. “Son proyectos que llevarán entre cinco y 10 años  –puntualiza - para resolver los problemas básicos”. Aquí un extracto de lo central de la entrevista de E-Renova con el ingeniero Burín.

¿Qué materia prima para biodiesel le parece que podrá imponerse en la Argentina, la jatropha o las microalgas?
- En mi opinión, a la larga va a ser la jatropha, cultivada en la zona del NOA y el NEA, en las provincias de Santiago del Estero, Salta o el Chaco. Allí llueve menos de 200 milímetros anuales y hay tierras que sirven para cultivos alternativos y no para soja o maíz. En Santiago ya existen plantaciones experimentales; y en varios países africanos, asiáticos y latinoamericanos también la están plantando en escalas de centenares de hectáreas; ya hay fuertes inversiones.
El caso de las microalgas es muy promisorio en teoría, por la gran cantidad de aceite que producen en poco tiempo, pero  no se salió todavía de los experimentos de laboratorio.


 

 

¿Cómo está en la Argentina en este momento en biocombustibles líquidos para motores?
- Teniendo en cuenta que desde abril de 2006 está la Ley 26.093, que obliga a mezclar un 5% de biodiesel en el gasoil de petróleo a partir del 2010, desde el punto de vista del INTI lo que interesa es cuidar la calidad del producto. Producir biodiesel es relativamente simple, pero de las pequeñas plantas productoras no todo lo que sale es bueno, y eso puede implicar daños en los motores, pérdidas económicas…. Es que una vez que se obtiene, es clave purificarlo: secarlo convenientemente, sacarle todo el exceso de productos químicos sin reaccionar, quitarle jabones y agua. Obviamente, las plantas de biodiesel en base a soja que están instalando las grandes exportadoras de aceite sí hacen este proceso, pero el INTI apunta a colaborar y apoyar los proyectos comunales intervenir en el control y la habilitación de las pequeñas procesadores de biocombustibles líquidos para habilitarlas para que puedan producir. Por supuesto que la Secretaria de Energía de la Nación va a instrumentar el proceso de habilitación de estas plantas, pero el INTI puede y tiene que trabajar con los productores nacionales que necesiten tecnología para terminar sus productos y sus equipos. Y cuando exista un consumo más importante provocado por la ley, entonces ahí controlar la calidad del biodiesel que se produzca.
Con las limitaciones de la disponibilidad de la materia prima, existe una fuente
muy interesante para obtener biodiesel , a partir de aceites comestibles usados
Ya hay varios proyectos con origen en municipios que el INTI va a apoyar y brindar el aporte tecnológico necesario, pues a la vez resuelven el problema ambiental de la disposición de esos residuos domiciliarios, comerciales e industriales.

Mirando hacia el futuro, ¿qué cree que se hará cuándo haya que reemplazar todos los derivados del petróleo?
- Hay quienes dicen “La Edad de Piedra se terminó antes de que se terminaran las piedras”, queriendo significar que el petróleo como combustible va a ser superado antes de que se acabe. Aunque las reservas comprobadas de petróleo de muy alto costo de extracción –en las areniscas de Canadá y Venezuela, solamente- representan una buena parte de petróleo líquido que se ha encontrado hasta ahora, con lo cual se extiende el plazo para su liquidación. Sí es cierto que, al volcar la especulación financiera a un commodity como el petróleo, éste sube a precios absurdos como el actual. El lado positivo es que esto ha permitido que los inversores pusieran dinero en toda la amplia gama de las energías alternativas, así como en su momento lo hicieron en Silicon Valley para la electrónica y la computación. A eso se les suman las universidades, tanto del mundo desarrollado como del Tercer Mundo, que hacen investigación básica. A los biocombustibles se les está dedicando dinero y está pasando el tiempo, así que cada vez se avanza un poco más.

¿Y qué faltaría en Argentina para que la ley tenga ese efecto multiplicador?
- Tenemos el ejemplo de Brasil, que primero generó el mercado interno con la obligación de uso de bioetanol y luego creó la tecnología local que es modelo mundial para producir y usar alconafta a partir de su inmensa producción de caña de azúcar. Preveo que en nuestro país llegará el momento en que pequeñas y medianas plantas, eficientes, seguras y certificadas produzcan biodiesel con varias materias primas no comestibles; esto para consumo local o en desarrollos integrados a redes zonales de distribución. Así se generará trabajo calificado y mejorarán las condiciones de vida de pequeños productores rurales.

 

 
Donde estamos
Parque Tecnológico Miguelete
Colectora de Avenida General Paz 5445 entre Albarellos y Avenida de los Constituyentes
Casilla de correo 157 · B1650KNA · San Martín
Pcia. de Buenos Aires · República Argentina
Teléfonos (5411) 4724-6200 / 6300 / 6400